Funcinema

BERLIN 2016: Thomas Vinteberg y una mirada al amor libre

vintebergEl miércoles 17 presentó dos nuevas producciones en la competencia oficial del 66° Festival Internacional de Cine de Berlín. Por un lado no convenció del todo Thomas Vinteberg con la autorreferencial The commune, mientras que el documental Zero Days de Alex Gibney sumó más datos a la paranoia universal.

-COMMUNE. Vinteberg arribó a la Berlinale con una película que se basa en su propia infancia, un drama cómico ambientado en los 70’s, dentro de una comunidad hippie de Copenhague. The commune lo reúne nuevamente con Tobias Lindholm, coautor de premiados films del realizador danés como La cacería o La celebración. Hacia aquel lugar se dirigen los protagonistas, que ven cómo el idílico espacio nos resulta tan encantador como parecía. El amor libre, la infidelidad y los celos sexuales comienzan a minar la paz del matrimonio. La crítica internacional ha recibido al film con cierta indiferencia, aunque se rescata cierto nivel de divertimento que alcanza la película con personajes dibujados de forma caricaturesca, que funcionan como burla a ciertos experimentos sociales de generaciones pasadas. De todos modos, Vinteberg y Lindholm no evitan caer en lo lacrimógeno a pesar del tono ligero de la película.

-ZERO DAYS. Este documental de Alex Gibney se encarga de poner el foco en las guerras que libra Estados Unidos, pero ya no en tierra o mar, sino en el ciberespacio. El film mira la aparición de guerras cibernéticas y específicamente toma el gusano Stuxnet, un malware auto-replicante dirigido a las instalaciones nucleares iraníes, como caso de estudio para ilustrar lo que ya está sucediendo y articular por qué es importante tener un debate público actual sobre la guerra cibernética. “Cuando un productor amigo me habló de la existencia de este virus, no podía imaginar que habría tanto secreto enterrado en la operación. Y esto sólo expone nuestra vulnerabilidad”, comentó el director en conferencia de prensa. El film no sale de cierta construcción habitual del género, con entrevistas, archivos y gráficos. Pero más allá de la complicidad institucional de Estados Unidos ante estos temas, lo que preocupa a Gibney es el autismo digital de hoy.

(Fuentes: Omelete / El mundo / The Hollywood Reporter)

Comentarios

comentarios

2 comments for “BERLIN 2016: Thomas Vinteberg y una mirada al amor libre