Funcinema

Amy

amy_unoTítulo original: Ídem
Origen: EE.UU.
Dirección: Asif Kapadia
Guión: Rhett Reese, Paul Wernick
Testimonios: Amy Winehouse, Tyler James, Jonathan Ross, Mitch Winehouse, Russell Brand, Tony Bennett, Jay Leno, David Letterman, Jay Z, Rihanna
Fotografía: Ernesto Herrmann
Montaje: Chris King
Música: Antonio Pinto
Duración: 128 minutos
Año: 2015


9 puntos


La chica que no merecimos

Por Federico Bruno

(@_federicobruno)

amy_dosEl legado de una artista de la talla de Amy Winehouse sobrepasa sus tres discos editados -el último póstumo-: era necesario que se cuente la historia de alguien que alcanzó un grado de notoriedad mediática increíble y cuyo final creemos saberlo todos.Asif Kapadia en poco más de dos horas desmitifica a la chica del peinado raro y la voz maravillosa, el trabajo con el material de archivo es asombroso y nos lleva a los lugares menos pensados de su intimidad. Algunos podrán cuestionar, en este caso, el componente ético del manejo de los recursos: a veces ronda la apología de drogas y después exhibe sin filtros (y desde todos los ángulos posibles) los golpes más fuertes previos a la caída final. Kapadia muestra un diamante en bruto y la manipulación que sufre hasta ser reconocido como tal.

Amy fue siempre Amy. El director británico decide empezar a contar desde la originalidad su verdadera esencia: tras los títulos lo primero que escuchamos es el feliz cumpleaños entonado por unas voces evidentemente adolescentes hasta que entra la suya como una tromba y nos dice ya en el minuto 1 que no estamos ante otro fenómeno prefabricado por una discográfica. Por más que haya compartido productores con Dido, S – Club y las Spice Girls, ella siempre se despegó. Better than me y Love is blind fueron la carta de presentación con letras intimistas que tardó mucho en dar a conocer. “Tengo algunas poesías”, confiesa y entre fotos se funden unos manuscritos borroneados que luego serían sus hits fundacionales.

Sus compositores preferidos comienzan a delatar parte de su grandeza: menciona sin titubear a Tony Bennett, Billie Holliday, Carole King y James Taylor. Le preocupa más el jazz que su apariencia, su cara poblada de acné, ojeras, uñas mal pintadas y una incipiente adicción al tabaco que comienza a alternar con la marihuana se encargan de delatarla. La voz que tiene a los 18 parece de una mujer de 65 y a los primeros golpes de suerte empiezan a emerger su personalidad frenética y ambiciosa. También su promiscuidad, que es señal de alarma para alguna de sus parejas y se encargan de interpelarla en primera persona.

Gran parte del material de archivo usado en el documental surge de la plataforma Youtube donde pueden encontrarse videos tales como Amy Winehouse se cae y el público aplaude, valiendo como demostración empírica para el trato que terminó debatiéndose en la hostilidad y la comedia. Saben que está enferma pero igual se ríen de ella, se convierte en un tema recurrente. Se ríen en shows (propios y ajenos), en entregas de premios (en una acompañan al presentador Dave Grohl y su banda) y en stand ups. Mientras tanto, ven pasar en los medios sus entradas a rehabilitación y sus problemas con la justicia. Nadie pudo estar preparado para tanta fama junta.

En 2003 sale Frank, su ópera prima, y tres años después Back to Black. La seguidilla es insuperable y a su vez son dos perfiles distintos de una misma persona. En el segundo deja relegado al jazz para consolidarse como una figura de la cultura pop. La selección y los extractos de entrevistas son abrumadores porque muestra la cosmovisión de la artista en respuestas de lo más complejas a las preguntas más ambiguas que se puedan imaginar. Armando un porro, tocando una guitarra desafinada o hablando de la película Buenos muchachos,se percibe la ambición y la tenacidad de una compositora que llegó para cambiar el sonido de la música contemporánea.

El cóctel de drogas y alcohol, sumado a trastornos de alimentación, parecían todo el tiempo echarlo a perder: un allegado asegura que en un momento –primeras recaídas fuertes- se pudo elegir entre “Back to black o salvar a Amy”.El enemigo de esta historia es su misma protagonista, aunque la industria discográfica esté llena de caranchos; las relaciones convulsas y autodestructivas terminaron decantando en el sabotaje de una carrera que nunca pudo vislumbrar su techo.

La raíz del rock fue sajona y la del jazz estadounidense. Casualidad o no del destino, en el 83 nació en Londres Amy Winehouse, quien supo conjugarlas de manera más natural y novedosa. Su infancia, en el seno de una familia judía, fue turbulenta y está cruzada por una relación paralela de su padre que se perpetró durante su adolescencia. Mitch Winehouse es, después de Cruela de Vil, uno de los personajes más perversos que se hayan llevado al cine, salvo que en este caso carece de ficción. El uso, abuso y desuso que hizo con la carrera de su hija llega a límites insospechados, aún en sus períodos más oscuros. Tanto es así que está preparando la contracara del documental para contar su propia versión de los hechos y así redimirse.

El clímax de este documento llega con la invitación de Tony Bennett a los míticos estudios de Abbey Road para su disco Duets II. “Para mi ella debería ser vista como Ella Fitzgerald y Billie Holliday”, revela su ídolo máximo, quien la contiene en la cocina de su versión de Body and soul. La artista se ofusca por no llegar al tono deseado y Bennett la contiene como si fuese su hija, la sensibilidad de Amy brota por los poros y verla cantar esa canción con las orejas coloradas (de tanto escuchar las tomas previas) la muestra renacida aunque estaba muy cerca el trágico final.

La música original está a la altura de las canciones elegidas de la londinense, la fotografía es excelente y el montaje tratado con precisión quirúrgica de principio a fin. Su pareja más prologada puede decodificarse también como su némesis: Blake Fielder fue quien la introdujo en el consumo desenfrenado de drogas duras. Consultada por sus sueños, Amy dice en un momento que le basta con tocar jazz para poca gente, lo cumplió entonces y murió intentando conformar las demandas de su público, productores y manager.

Comentarios

comentarios

6 comments for “Amy