Funcinema

Frío como la noche

frio noche posterTítulo original: Cold Comes the Night
Origen: EE.UU.
Dirección: Tze Chun
Guión: Tze Chun, Oz Perkins, Nick Simon
Intérpretes: Alice Eve, Bryan Cranston, Logan Marshall-Green, Ursula Parker, Leo Fitzpatrick, Erin Cummings, Robin Lord Taylor, Sarah Sokolovic, Marceline Hugot
Fotografía: Noah Rosenthal
Montaje: Paul Frank
Música: Jeff Grace
Duración: 90 minutos
Año: 2013
Compañía editora: Blushine


4 puntos


Sin originalidad ni carácter

Por Nicolás Garcette

(@nico_sables)

frio nocheUna madre desesperada (Alice Eve), un gángster medio ciego (Bryan Cranston, el famoso Walter White de la serie Breaking bad), un policía corrupto (Logan Marshall-Green) y una fuerte suma de dinero en el medio, todo esto en una pequeña ciudad de los Estados Unidos. Parecería que el director Tze Chun reunió en Frío como la noche casi todos los ingredientes de una buena película negra, sin mucha ambición, pero bien ejecutada, similar a las primeras películas de John Dahl, como Red Rock West o La última seducción.

Incluso se podría decir que el film tiene un pequeño toque de originalidad, sustituyendo al habitual personaje de la femme fatale por el de una madre soltera. Al ser amenazada por los servicios sociales con perder la custodia de su hija por ser la dueña de un motel de mala fama, ella mostrará un fuerte interés por recuperar el dinero perdido por el gángster a manos del policía y así dejar ese lugar. Sin apasionar, es probablemente el personaje más interesante de la película, mostrando cómo una madre soltera pasa de resignarse a los hechos sin posibilidad de escape a ser la protagonista de su propio destino. Más aún si se la compara con los demás personajes, en particular el de Cranston.

Claramente, para Bryan Cranston haber elegido ese personaje de gángster monolítico después de la complejidad que ofrecía el de Walter White no ha sido oportuno. De él se espera ahora mucho más. Sin embargo, Tze Chun le ofreció mucho menos y, lo peor, es que él lo aceptó. Parece que para el realizador, el gángster es necesariamente de sangre fría, tiene siempre el rostro cerrado y habla con un acento de Europa del Este, sucumbiendo a cierto tropismo del cine estadounidense de los últimos años que identifica al este de Europa como una amenaza -es cierto que las últimas decisiones de Vladimir Putin, el presidente nacionalista y autoritario de Rusia, no ayudan-. Además, lo que podría alejar a ese gángster de la figura que se ve comúnmente, el hecho de que esté casi ciego, envejeciendo y llegando al crepúsculo de su carrera criminal, no está explorado en profundidad. A la hora de moverse y matar, su ceguera no constituye un obstáculo mayor.

En cuanto al cuarto personaje de la película, que podría ser esa pequeña ciudad del interior de los Estados Unidos, está casi ausente. Ese espacio no está explotado, lo que hace que a esa película le falta una atmósfera, ese algo que impregna a los personajes que viven ahí, esta madre, ese policía, y que permite entender o percibir mejor sus motivaciones, sus comportamientos y sus trayectorias.

Si Frío como la noche se deja ver, no deja un rasgo duradero en la retina. No es más que una película negra menor, sin mucha originalidad y sin mucho carácter.

Comentarios

comentarios

1 comment for “Frío como la noche