Funcinema

Pantalla Pinamar 2014: buscando ideas superadoras

Por Daniel Cholakian

(@d_cholakian)

pinamarUna simple y burda interpretación del proceso dialéctico indica que de una tesis y una antítesis surge la síntesis como idea superadora. Aún cuando sencilla, esta noción sirve para mis intenciones. Aclaremos que la síntesis no es la Verdad, ni la Luz. Es una posibilidad de pensar de modo superador lo que parece antagónico. Es un gesto productivo, no una conclusión lógica e inevitable. Esto es realmente valioso.

En las mejores ocasiones lo interesante de las discusiones, a veces enfervorizadas, a veces muy personales, es la posibilidad de un encuentro entre quienes parecen portar estandartes opuestos. Lo positivo surge siempre y cuando los participantes pueden comprender que el trabajo de confrontar tales posiciones suele ser productivo.

Tuve la suerte, luego de un intercambio por momentos duro, el cual se puede leer aquí, de tener un diálogo con personas involucradas en el más alto nivel de la política cultural de Italia y Argentina. De esta manera accedí a información profunda -y no sólo enumerativa- del trabajo que el nuevo equipo diplomático en nuestro país está haciendo en función de recuperar cierto espacio que la cultura italiana lamentablemente parece haber perdido.

Como dijo la embajadora italiana Teresa Castaldo en su discurso del domingo pasado, aquí no hay escisión entre lo italiano y lo argentino. Desde esa comprensión, un armenio de herencia como quien escribe, ha reclamado por el trabajo de quienes forjaron su identidad cultural. Esta no incluye sólo a Fellini y la pasta, sino un imaginario de lucha, de pobrezas, viajes y resistencias. Desde allí, desde el derecho que un argentino tiene como tal a sentirse hijo de la cultura italiana, fueron las críticas de este cronista.

Como decía, he conversado con una persona cercana al espacio de trabajo de la diplomacia italiana en relación con la cultura argentina y la visión de la misma, para mi alegría, es muy distinta de lo que interpreté según lo escuchado el domingo pasado.

Teresa Castaldo llegó a nuestro país en septiembre del año pasado. Es decir que su trabajo apenas comienza. Desde su llegada ha tenido muchas reuniones con las autoridades de cultura de la Argentina, con la firme intención de promover la presencia de su voz en estas tierras. No se trata de muestras dirigidas a la élite, sino de recuperar el lugar preponderante que la cultura italiana en todas sus expresiones ha tenido a lo largo de más de 50 años.

Una nota de color: aquellos sponsors que metódica y sorprendentemente para mi gusto nombró la embajadora, acompañarán el proyecto de trabajo que están proyectando en la villa 21. Eso que parecía pura propaganda comercial es, en la explicación que me han dado, un reconocimiento al apoyo necesario para llevar a cabo tal emprendimiento.

En relación con el cine, la intención es apoyar efectivamente la labor de artistas argentinos, trabajando mancomunadamente con la secretaría de Cultura de la Nación, a cargo de Jorge Coscia, y con el INCAA, presidido por Lucrecia Cardoso. Funcionarios del mayor rango de la cancillería italiana, apoyando a la embajadora, participan del proyecto. Las reuniones de trabajo entre funcionarios del más alto nivel se están llevando a cabo en estos días (incluso hay quienes han viajado a Buenos Aires desde Pinamar para participar en las mismas).

La embajadora reconoce que la presencia italiana en la cultura argentina no es la deseada y ha fijado como parte de su agenda transformar esa situación. Las condiciones están dadas y hay interés político -explícito por otra parte- en que una de las improntas del paso de Teresa Castaldo por nuestro país sea esta.

Estoy seguro que es deseo de muchos de nosotros que esto sea lo que ocurra.

Comentarios

comentarios

1 comment for “Pantalla Pinamar 2014: buscando ideas superadoras