Funcinema

Muerte bajo cero

Título original: Frozen
Origen: EE.UU.
Dirección: Adam Green
Guión: Adam Green
Intérpretes: Emma Bell, Shawn Ashmore, Kevin Zegers, Ed Ackerman, Rileah Vanderbilt, Kane Hodder, Adam Johnson, Chris York, Peder Melhuse
Fotografía: Will Barratt
Montaje: Ed Marx
Música: Andy Garfield
Duración: 93 minutos
Año: 2010
Compañía editoria: SBP


6 puntos


El frío y los lobos

Por Matías Gelpi

Muerte bajo cero es un film pequeño en cuanto su presupuesto y a la historia que pretende contarnos, pero posee unos cuantos aciertos y cierta solidez por encima de la media, incluso en comparación a films estrenados en los cines como Donde habita el diablo.

La historia es muy simple: tres esquiadores (o snowboarders, o como sea) quedan atrapados en una aerosilla que de pronto se detiene a una altura considerable. Obviamente corren el riesgo de morir de frío, y además si lograran bajar, los esperan algunas criaturas del bosque un tanto hambrientas.

El director Adam Green, responsable de dos interesantes slasher de vieja escuela como son Hatchet 1 y 2, compone una simple situación muy desventajosa para los tres protagonistas y se propone explotar algunas posibilidades de un guión auto-limitado ya desde la premisa inicial. Digamos que en general sale bien parado ya que, más allá de ciertos estiramientos de la trama, la película nunca pierde fuerza, y contiene la dosis necesaria de tensión, terror y drama. Se le puede reprochar alguna falta de verosimilitud en el guión, sobre todo si se tienen en cuenta algunas de las decisiones que toman los personajes, aunque este desliz no daña demasiado el resultado final.

Hay una tendencia (casi un lugar común en la crítica berreta cinematográfica, literaria, la que sea, esa que aparece en los afiches, promociones y en Catalina Dugli) que consiste en decir que tal o cual obra es la combinación de dos obras o autores anteriores. Por ejemplo, de tal libro de vampiros que hacen magia se diría: “es como si Stephenie Meyer hubiera escrito Harry Potter”. O de tal comedia de mafiosos adolescentes Catalina Dugli sentenciaría: “la perfecta combinación entre El padrino y Los bicivoladores”. Vamos a hacer un poco de eso acá.

Podríamos aventurarnos a decir que Muerte bajo cero es una mezcla de 127 horas, Destino final y algún relato perdido de Stephen King; como si con eso explicáramos que el film de Green se parece al de Danny Boyle (esto es otra obviedad) en cuanto al tema y parte de la estructura, a Destino final tomando aquello de mostrar detalladamente las circunstancias triviales que pueden conducir a una muerte horrible, y a algún relato de King porque, y esto es una apreciación demasiado personal, ronda por allí esa idea que a mí me da King de “todo lo que puede salir mal, saldrá espantoso”.

Y a pesar de lo confuso del párrafo anterior, creo que queda claro qué clase de film es Muerte bajo cero, un buen relato con algunas fallas dirigido por alguien con capacidad para el cine de género.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.