Funcinema

Recapitulación de Better call Saul: Plan and execution

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

NdR: Este texto contiene spoilers.

Avisar que un texto de este tenor, que es una recapitulación de una serie, tiene spoilers parece algo medio zonzo. Si usted llegó hasta acá es porque ve la serie y si ve la serie, claramente prefiere mirar primero y leer después. Pero en este caso, digamos, el spoiler (y el cliffhanger) es de un tamaño tan grande, que mejor avisar. Como se preveía en el muy buen capítulo anterior, un poco maltratado por el fandom, el cierre de la primera parte de esta sexta temporada nos iba a dejar con algo catastrófico para alimentar la ansiedad. Lo que no imaginábamos, tal vez, es que lo que iba a pasar iba a ser tan grave y daría con la eliminación de un personaje histórico de la serie como Howard Hamlin (personaje maltratado por Jimmy y Kim, al que en esta temporada aprendimos a querer).

Plan and execution sigue en paralelo dos tramas: la de Lalo Salamanca espiando la lavandería de Gus Fring, en una maniobra desde las alcantarillas que no por rebuscada pierde su encanto. Este es uno de los grandes valores de Better call Saul: si Breking bad proponía una puesta en escena puntillosa con planos que se sostenían en puntos de vista inusitados, la precuela lleva eso a otro lugar, haciendo de la forma un asunto de fondo. No hay aquí solamente una puesta en escena obsesiva, sino personajes que demuestran un nivel increíble de planificación, obsesión y frialdad (vean toda la larga secuencia pre-créditos de este episodio). Mike, Fring, Salamanca, incluso Jimmy y Kim con trampas elaboradísimas que requieren de múltiples variables, construyen un universo que por momentos nos deja respirar muy poco. Por eso Better call Saul es una serie para gente con paciencia.

La otra trama que sigue el episodio es la de la trampa que Jimmy y Kim le montan a Hamlin, la cual tiene los consabidos pasos de comedia tan propios de McGill/Goodman. Lo curioso y sorprendente del episodio es la manera en que logra unir ambas líneas narrativas, en una última secuencia memorable, de las mejores de la serie y que se espeja en el 9 de la temporada 5, Bad choice road. Cuando sabemos que queda poco del capítulo y todavía no pasó nada determinante para una mid-season, el director Thomas Schnauz (no casualmente director del citado Bad choice road) nos lleva al departamento de Jimmy y Kim, quienes comparten una noche diáfana y con sabor a triunfo. Hasta que golpean la puerta y… Bad choice road mediante… a uno se le corta la respiración, porque sabemos que Lalo anda por Alburquerque y porque una brisa terrorífica casi apaga una vela. Pero no, es Howard, que desalineado y derrotado, llega para celebrar a los estafadores, felicitarlos irónicamente por su triunfo y tirarles algunas verdades en la cara. Una, y fundamental diferencia con Breaking bad, que es cómo Jimmy y Kim no se hacen cargo de lo que son, a diferencia de Walter White, que aceptaba haber hecho todo por él mismo, porque lo disfrutaba. Esa diferencia vuelve a Better call Saul mucho más reptil, mucho más atractiva.

Ahora bien, la situación es densa, pero respiramos tranquilos; nada malo parece suceder… hasta que la maldita brisa vuelve y la vela como que se apaga, y una sombra emerge desde atrás de Hamlin, y Jimmy y Kim -y nosotros- se horrorizan (lo de Bob Odenkirk, Rhea Seehorn y Patrick Fabian es soberbio), y la voz de Salamanca, con su amabilidad, nos hiela la sangre. Ya no hay Mike de respaldo desde la vereda de enfrente y con mira telescópica, el horror representado en el living de Jimmy y Kim no parece tener, esta vez, una malla de contención. Lo que sigue, la tensión de esos pocos momentos, hasta que Lalo mata de un tiro en la cabeza a Howard, se corta con un cuchillo. Secuencia que Schnauz maneja con absoluta maestría, haciendo foco en lo que es clave dentro de cara plano. “Tenemos que hablar”, dice Lalo, y nos deja con el corazón en la boca y la espera hasta el 11 de julio, cuando comenzarán a rodar los últimos seis episodios. Se podría decir que Plan and execution dio por terminada la trama jurídica de Better call Saul, veremos por qué caminos emocionantes nos llevan Vince Gilligan y Peter Gould en lo que resta.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.