No estás en la home
Funcinema

El Time’s up también se hizo presente en Ventana Sur

La actividad de la 11ª Ventana Sur no se detiene y el encuentro organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y el Marché du Film – Festival de Cannes contó con una serie de encuentros y disertaciones a cargo de referentes del sector. En uno de esos encuentros el centro giró alrededor del rol de la mujer en la industria audiovisual actual

En ese marco se llevó a cabo una conferencia en la que cuatro referentes de la industria contaron cómo fue ser mujer antes del Time’s up. La productora argentina Lita Stantic abrió el panel recordando que, en el inicio de su carrera, le dijeron que el cine “no es para mujeres”.

Durante este encuentro, cuatro mujeres pioneras hablaron sobre la experiencia de ser mujer en la industria. Frida Torresblanco, Beatriz Navas, Lita Stantic y Rocío Jadue brindaron la conferencia Abriendo ventanas: ser mujer y hacer carrera en la industria antes de la revolución del Time’s up.

La productora Lita Stantic abrió el panel relatando una anécdota que definió como “impactante”: “Tenía 20 años y no había mujeres en el cine. Estudiaba periodismo porque pensaba que la única manera de estar cerca del cine era ser crítica”.

“En esa época iba a filmaciones y no había ni siquiera una modista, más adelante aparecieron en algunos rubros, como por ejemplo el de las cortadoras de negativos, porque a las mujeres se las tenía como prolijas”, continuó.

Por su parte Navas, directora general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales de España (ICAA), recordó un momento que la marcó: cuando un amigo muy cercano, al que ella admiraba, le dijo que “el problema de las mujeres es que no tienen capacidad de fascinación”.

Rocío Jadue, de Fábula, reconoció que, al ser más joven que el resto de las panelistas, tuvo un camino “un poco más fácil”: “En este momento hay una revolución femenina importante en Chile, yo estoy feliz, me gusta mucho”, agregó.

Por otra parte se realizó la mesa acerca de ¿cómo es escribir para el mundo de la animación y el mundo infantil? con la presencia de Alison Tafel, guionista norteamericana, quien explicó cómo es el armado de un guión para la exitosa serie animada Bojack Horseman.

Tafel narró el detrás de escena y cómo llegan los guionistas al mundo de la animación para adultos y qué hacen una vez que están allí. Destacó que más de una vez fue la única mujer en la sala de escritores: “No sabía que la comedia animada para adultos era un mundo difícil para una mujer. Luego descubrí que todos los mundos son difíciles para una mujer”.

“En Bojack Horseman siempre tuvimos 4 escritoras y cuatro escritores trabajando juntos. Eso es muy raro en la industria”, destacó. “Tuve suerte, pero también trabajé duro y me preparé durante años”, explicó Tafel.

Además, en estas jornadas de Ventana Sur se llevó a cabo -con auditorio completo- una conferencia sobre cómo generar nuevas audiencias e innovación a la hora de plantear estrategias y negocios disruptivos dentro del mundo del cine, la televisión y las nuevas plataformas.

El reino infantil: nuevas estrategias y negocios fue una charla a cargo de Kuky Pumar, CEO de Leader Entertainment, una empresa que nació como una discográfica y se convirtió en un negocio global que tiene el canal de Youtube con mayor audiencia en español.

Pumar se dedicaba a la producción discográfica, un trabajo que se volvió difícil con el nuevo milenio: “Con la banda ancha, la gente se bajaba las canciones. Sentíamos que las redes eran nuestro enemigo”, dijo Pumar. “Hubo tres industrias muy afectadas por la revolución digital: el correo, la fotografía y la música. El soporte físico era nuestra forma de monetizar”, explicó.

“Vimos que en las redes estaba el futuro y en las redes estaban los adolescentes, que miraban música”. Así fue que la discográfica llegó a Youtube: “Empezamos a desarrollar eso: a los chicos les gustan las canciones infantiles y los dibujitos animados. Hicimos los videoclips para los niños”.

En la búsqueda de algo autóctono, llegaron al campo, la granja, los animales, la figura del gaucho. Pero fue una jugada arriesgada: “Desde 2007 todo era inversión hacia algo que no sabíamos si iba a andar. Recién en 2011 YouTube nos empezó a pagar por las visualizaciones”.

Pasó una década en la que El reino infantil no paró de crecer: millones de suscriptores, decenas de canales en varios idiomas: “Somos la única empresa con 3 diamantes, por la cantidad de suscriptores en un solo canal. Nuestras obras de teatro son exitosísimas en, por lo menos, 14 países. Todo eso fue desarrollado desde YouTube”. “Hoy somos el canal número 11 más visto en la historia de YouTube y el primero más visto en español”, concluyó.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.