Funcinema

Oscar Alvarez: “parte del problema es la imposibilidad de profesionalización de la actividad”

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

Hace unos meses la gente de Revista Ajo me pidió un informe sobre el cine marplatense (léanlo acá), el cual terminó siendo un extenso resumen con una serie de opiniones de peso: realizadores, críticos y gestores de espacios cinematográficos dejaron su parecer sobre aquello que está ocurriendo en la ciudad. Pero ese informe, por la sumatoria de voces y por las dimensiones lógicas que debía tener el texto, acercó sólo algunas de las ideas de cada entrevistado. Nuestra intención en Fancinema es, entonces, recoger todas esas opiniones sin recortes y ofrecer un dossier con las diferentes miradas. Lo que verán, día tras día, será un cuestionario similar para cada entrevistado. Lo que importa, claro, son las opiniones que cada referente tiene para ofrecer.

-Hoy, Oscar Alvarez: docente y ex director del Instituto Fellini, también productor del documental Las maquinarias de la ilusión.

oscar alvazarez-¿Existe el cine marplatense?
Se puede hablar de productos audiovisuales marplatenses, todavía no de cine, palabra que creo designa un nivel más complejo de articulación narrativa. Se podría concluir que no existe como entidad colectiva y como producción determinada.

-¿Qué es lo que define la figura de un cine regional -en este caso marplatense-?: ¿la aparición de más gente filmando en un mismo lugar o la presencia de símbolos culturales identitarios y comunes entre películas?
Creo que ninguna de las dos cosas, ni la existencia numerosa de realizadores ni el registro de una geografía simbólica local. Creo que es algo que la práctica y las coincidencias culturales pueden llegar a definir.

-¿Qué diferencias encuentra entre las producciones locales actuales y las que se hacían -por poner una fecha- hace una década?
Hay una mayor posibilidad de producción y edición por una mayor disponibilidad tecnológica.

-¿Cuánto ayuda a la proliferación de realizadores la posibilidad de una tecnología al alcance de la mano? La pericia técnica, ¿lleva invariablemente a la presencia de mejores artistas?
Ayuda porque la proliferación de producciones y la práctica consiguiente pueden llevar a una mayor habilidad narrativa y finalmente a la definición de un perfil propio. Esto no necesariamente lleva a la existencia de mejores artistas pero es un paso en ese camino.

-¿Es posible hablar de un cine marplatense sin un público que acompañe estas propuestas? ¿Hay público? ¿Cómo se debería construir?
Hay público. La construcción debe realizarse a partir de una mayor rigurosidad en la producción, que no se agote en la habilidad técnica o en la presencia familiar en la pantalla. Se debe exceder el campo del hecho próximo y de la pericia. El hecho y el planteo narrativo deben imponerse sin que importe la procedencia, sino reiteraremos la producción de “cine de amigos” donde el hecho social prima sobre el cinematográfico.

-¿Parte del problema es la imposibilidad de profesionalizar las diversas actividades que involucran lo cinematográfico? ¿Hay campo de acción en la ciudad para eso?
Sí es cierto, parte del problema es la imposibilidad de profesionalización de la actividad debido a la diferencia de escala económica que determinan las posibilidades del referente nacional que es Buenos Aires. Las pautas publicitarias que sostienen los principales medios audiovisuales de la ciudad son de índole nacional, si sólo se financiaran con la comercialización local no serían viables. Es la realidad de toda ciudad del interior del país, no sólo la nuestra. Hay que pensar cómo con “menos” se puede hacer “más”, inclusive pensar otros circuitos de distribución de costos menores sin pérdida de una calidad básica.

-¿Es posible desarrollar la idea de un cine marplatense, sin el acompañamiento de técnicos y actores que ayuden a modelar una estética?
No es posible. Técnicamente, en algunos casos, se puede advertir cierta pericia técnica y también actoral. En general es necesario profundizar el aprendizaje en todos los campos.

-¿Cuál cree que es la presencia del Estado comunal y si le parece que debería involucrarse más? ¿En qué aspecto sería más necesario?
No creo que un mayor involucramiento del Estado comunal pudiera marcar una diferencia definitoria. Es una tarea costosa, en tiempo y recursos, el Estado comunal podría facilitar algunas instancias pero, sin desconocer que el aporte podría resultar beneficioso, lo que importar es el “saber hacer”, algo que la formación, la experiencia, la creatividad y la práctica sólo pueden dar.

-En lo personal, cuando ve un film local, ¿busca algo con cierto nivel de profesionalismo o prefiere profundizar en el terreno de las ideas cinematográficas, aún a costa de cierto amateurismo?
Buscar en el profesionalismo también es buscar en el campo de las ideas cinematográficas. Desde mi experiencia personal es muy raro que se dé uno sin el otro. Creo que pensar en la disociación de ambos puede ser un auto engaño, ser riguroso en lo conceptual seguramente requiere ser riguroso en lo formal y esto a su vez requiere ser riguroso en lo técnico. Esto no va en contra de lo amateur sino que el proceso productivo no debe tener este estadio como fin por acción u omisión.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.