Funcinema

MAR DEL PLATA 2015: Competencia Internacional – Día 6


El club, de Pablo Larraín / 6 puntos


el clubHablar de una película como la del chileno Larraín hace pensar en el cine como chantaje emocional. O mejor, en este caso, hablamos de una película construida desde la falta absoluta de sutileza argumental que es, sin dudas, un artefacto de provocación, uno que funciona. Hablamos de una casa de retiro en un pueblo olvidado para curas excomulgados por los crímenes usuales que cometen los curas -pedofilia o colaboracionismo con alguna dictadura-. Gente viviendo en la dinámica de la represión y el silencio culposo que se aferra a las cosas mundanas para sobrevivir. Este universo de la perdición que nos presenta Larraín, que en el fondo sostiene la tesis de que el mundo humano es una eterna basura, puede emparentarse al menos superficialmente con el que solemos encontrar en las peores películas de González Iñárritu (¿existe alguna buena?). Sin embargo, a diferencia del infame mexicano, Larraín sostiene cierta coherencia, sus personajes, que son horribles  pero verosímiles, actúan como tal. Además, el juego policial que propone el director hace que la tensión se sostenga durante casi toda la película que es bastante efectiva. El club es como si alguien hubiera querido deformar o entender mal Habemus Papa. Matías Gelpi

Comentarios

comentarios

Comments are closed.