Funcinema

MAR DEL PLATA 2014 – El espíritu del odio 4: metamorfosis en el final del #29MDQFEST

Por Matías Gelpi

(@matiasfancinema)

ferstivalVivimos en un mundo de hipocresía y como el #29MDQFEST sucede en el mundo, debemos decir que es un festival de cine e hipocresía. En las redes sociales la gente no quiere quedar afuera de la última moda instantánea, homenajear a Roberto Gómez Bolaños, un tipo que hizo 5 chistes que repitió durante 40 años y que además demandó a cada actor que trabajo con él. Morir mejora mucho la reputación: muere Hitler y la gente ya empieza a pensar “si era un poco malo pero qué lindos desfiles que hacía”, va a morir el Cabezón de Banfield y de ser el capo de la merca va a pasar a ser un estadista. A mí al muerte sólo me dio esta existencia de odio que cada vez es más difícil de controlar, de hecho, estoy pensando que el #29MDQFEST debería morir, así lo recordaríamos sin criticas, todos elogios, y sería más comparable con Cannes o Berlín.

Como decía, este éter de odio del cual estoy compuesto se vuelve inestable, los pensamientos insidiosos se disparan como flechas. En la última función a la que asisto están pasando el institucional del festival (que obviamente va perdiendo la gracia cuando uno lo ve por enésima vez), el acomodador hace la mímica del piano como si estuviera tocando la tonada que acompaña al video, el rencor está por estallar pero se mantiene contenido a pesar de cierta ociosidad de la película. El público aplaude el final, porque para ellos todas las películas son un ídolo del club que está a punto de retirarse pero que hizo un partido aceptable y merece un reconocimiento. El origen de esta crónica fue el festival de Buenos Aires que se hace en Mar del Plata, este circo del cine que sólo va a una ciudad. Propongo que el festival se vuelva nacional, popular e itinerante y que cada año se haga en una provincia y ciudad diferentes. Un año seguramente tocará en el espacio INCAA en la Antártida. ¡Acá en Mar del Plata podremos sentir la gratificación de que su indiferencia, boludez, hipocresía y aplausos se fueron a la concha de la lora!

¡Basta de hablar de festivales de cine! ¡Son ferias de películas sobre el holocausto y anexo!… ¡Qué bueno que no ganó Jauja!

El odio y yo vamos desapareciendo, sólo había que expulsarlo con palabras

…Desaparezco…

Vuelvo a aparecer pero más blanco.

Así como Gandalf el gris se convirtió en Gandalf el blanco, gracias a esta catarsis y a una profunda reflexión sobre mi mismo me he convertido en el  Espíritu Santo, súper-estrella de la religión Católica Apostólica Romana, ninguneado por la historia oficial, y sólo un escalón por debajo del Papa Francisco. Qué bueno estuvo el #29MDQFEST ,vuelvan el año que viene que con gusto seguiremos siendo su ciudad-escenario. Amén.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.