No estás en la home
Funcinema

The courier

Título original: Ídem
Origen: Reino Unido 
Dirección: Zackary Adler
Guión: Zackary Adler, James Edward Barker, Andy Conway, Nicky Tate
Intérpretes: Olga Kurylenko, Gary Oldman, Amit Shah, Alicia Agneson, Greg Orvis, Craig Conway, William Moseley, Dermot Mulroney, Calli Taylor, Lee Charles, Gordon Alexander, Neil Chapelhow, Al Holland, John Sharpe
Fotografía: Michel Abramowicz
Montaje: Nick McCahearty
Música: James Edward Barker, Tim Despic
Duración: 99 minutos
Año: 2019


2 puntos


UN DESASTRE DE PEQUEÑAS PROPORCIONES

Por Rodrigo Seijas

(@funcinemamdq)

La premisa de The courier, pequeña y concentrada, estaba servida para entregar un film que, si hacía algunas cosas mínimamente bien, podía ser bastante entretenido: hay una mujer (Olga Kurylenko) con un pasado militar que ahora se dedica a transportar paquetes confidenciales en Londres y que, por una serie de circunstancias, termina tratando de proteger a un testigo (Amit Shah) que iba a testificar contra un jefe criminal (Gary Oldman). Hay dos espacios interconectados: la mansión donde está el mafioso esperando novedades y el edificio donde la mujer y el testigo quedan atrapados y perseguidos por los matones enviados a matarlos. Con eso solo, había terreno para crear tensión y dinamismo, además de algunas situaciones atractivas.

Pero la película de Zackary Adler no solo desperdicia todas las oportunidades posibles, sino que también comete todos los errores imaginables. En primera instancia, tarda una enormidad de tiempo en delinear el conflicto básico y no solo por torpeza al narrar: también por un regodeo constante en el montaje, que la lleva a utilizar quince planos para lo que podría contar con apenas cinco. Pero no solo eso: cada acción es explicada y sobreexplicada desde los diálogos y la banda sonora, estirando cada situación hasta el hartazgo y el aburrimiento. Lo que va dejando en evidencia tanto el guión (co-escrito por el propio Adler junto a James Edward Barker, Andy Conway y Nicky Tate) es la ausencia total de ideas más allá del disparador inicial, que llevan a pensar que estamos ante un corto convertido en largometraje por pura arbitrariedad.

Casi de forma inevitable, el descontrol y la falta de un criterio narrativo firme en The courier se traslada a las actuaciones: Kurylenko no consigue convencer como heroína de acción; Shah nunca genera un mínimo de empatía; y lo de Oldman…teniendo en cuenta que acá aparece con un parche en el ojo y cicatrices, no podía esperarse otra cosa que una performance que parece una mezcla de Jack Sparrow y su villano de El quinto elemento. Pero el que termina destacándose –para mal- es William Mosley, que encarna al líder de los mercenarios que deben aniquilar al dúo protagónico y cuya sobreactuación hace parecer a Oldman como un intérprete moderado.

Lo único relativamente interesante en The courier es el uso de cierta violencia cruda y directa en algunas escenas, que introducen algo de nervio en un relato invadido por la linealidad y la previsibilidad. El resto es un desastre, aunque por suerte pequeño dadas las dimensiones del film.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.