No estás en la home
Funcinema

6 balas

poster 6bullets

Título original: 6 Bullets
Origen: EE.UU.
Dirección: Ernie Barbarash
Guión: Chad Law, Evan Law
Intérpretes: Jean-Claude Van Damme, Joe Flanigan, Anna-Louise Plowman, Charlotte Beaumont, Steve Nicolson, Uriel Emil Pollack, Louis Dempsey, Mark Lewis
Fotografía: Phil Parmet
Montaje: Peter Devaney Flanagan
Música: Neal Acree
Duración: 115 minutos
Año: 2012
Compañía editora: TVE/SBP


4 puntos


Van Damme a pesar de todo

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

6bullets unoDentro del panteón de estrellas del cine de acción de las últimas dos décadas del Siglo XX, Jean-Claude Van Damme está un escalón por debajo de figuras como Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger y Bruce Willis. Probablemente esto se deba a que en esa época, a pesar de haber cosechado una popularidad bastante grande, no tuvo una saga propia de gran impacto dentro del género. Stallone tuvo a Rambo; Schwarzenegger a Conan y Terminator; Willis a Duro de matar. Van Damme intentó construirla con Soldado universal, pero el experimento le salió muy mal. Igual, es alguien que quedó en el imaginario de todos los que vivimos esa “era dorada” y que en cine, video o televisión terminamos viendo películas como El gran dragón blanco, Corazón de león, Kickboxer, Sentencia de muerte, Timecop, Operación cacería, La colonia, Golpe fulminante, Muerte súbita o Street fighter. Y hasta supo protagonizar un gran film como JCVD, donde reflexionó con gran atrevimiento y sinceridad sobre su estatuto de estrella.

6 balas tiene un mérito, ajeno a su narración y puesta en escena, que es el de demostrar que Van Damme, aún viejo, cansando y prácticamente marginado al directo al dvd, sigue manteniendo las cualidades que lo hicieron estrella: sabe cómo tirar las líneas de diálogo de manual, se mueve con total soltura en el espacio de la pantalla y pega como nadie (de hecho, hasta se podría decir que sus patadas altas y/o voladoras, y sus puñetazos cortos son su marca de fábrica). El tema es que le toca lidiar con un film que es un ejemplo más de los thrillers del nuevo siglo que abogan por la mano dura, el intervencionismo o la justicia por mano propia, pero sin la naturalidad de los ochenta (de la cual una cinta como Comando es un caso testigo) y atravesados por una carga generosa de culpa, con personajes conflictuados, de pasado oscuro y en busca de redención.

Tomando como base una trama similar a Búsqueda implacable u Hombre en llamas, pero con menos presupuesto, 6 balas se centra en el secuestro de una niña por parte de una organización clandestina dedicada a la prostitución infantil en Europa del Este. Los padres de la joven, ante la ineficacia de la policía, deciden acudir a un hombre especialista en este tipo de búsquedas: es, obviamente, Van Damme, quien se encuentra retirado luego de un trabajo que salió muy mal, pero que verá la chance de redimirse, volviendo a aplicar sus viejos y conocidos métodos: piñas, tiros y alguito de tortura. La película no sólo no critica eso, sino que incluso lo avala discursiva y estilísticamente, montando escenas de un sadismo excesivo, donde incluso se muestran niños muertos sin necesidad o pertinencia. Encima tiene serios problemas de ritmo y sus escenas de acción no alcanzan el impacto requerido.

Lo único que levanta a 6 balas, salvándola del total desastre, es el carisma de Van Damme, que el actor viene construyendo y solidificando hace casi treinta años. Ese aura que aún posee le permite mantener el verosímil de un film que de otra manera sería inmirable y que nunca se constituye en el vehículo que necesita su estrella protagonista.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.