Funcinema

Convertirse en héroe (primera parte)

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

Este artículo contiene spoilers.

Como si la extensa galería de los cómics no fuera suficiente para definir entre buenos y malos, el proceso de resocialización dentro del formato audiovisual funciona de manera cada vez más óptima, efectiva y rápida. En una deformación de la frase esbozada por Harvey Dent en El caballero de la noche: “Mueres siendo villano, o vives lo suficiente para convertirte en héroe”. Durante los últimos años, estudios, realizadores y autores han caído en una práctica reiterada: la reestructuración del camino de numerosos enemigos y antihéroes, exitosos entre la audiencia, para extender su protagonismo en las franquicias de cine y series y usufructuar este aporte a nivel narrativo y -a partir de la fidelización de fanáticos y público objetivo- económico.

Justamente, Peacemaker representa el ejemplo más reciente de esta tendencia. Introducido en El escuadrón suicida, sus acciones parecían haberlo conducido a un destino irredimible y fatal. Pero el director James Gunn se había guardado un as bajo la manga y, en la escena post-créditos, sorprendió a los espectadores al mostrar al personaje con vida. Responsable de la serie, Gunn decidió que Peacemaker / Christopher Smith (John Cena) obtuviera su redención en la serie, demostrando que existía un ser humano bajo esa montaña de músculos, colmada de violencia, patriotismo, racismo, xenofobia y sexismo. Afortunadamente, Peacemaker no deja de asesinar, aunque ha encontrado un filtro para contener su sed de sangre y aliviar su conciencia. Hay segunda temporada confirmada para la serie. Que sea hard rock.

El caso de dos de las aves de presa resulta llamativo. El único acto de violencia de Harley Quinn (Margot Robbie) se produjo fuera de la pantalla, ya que estuvo involucrada en el asesinato del Robin versión Universo Extendido DC (DCEU). En tanto, a lo largo de su paso por la saga del Escuadrón suicida y su protagónico en Aves de presa, la ex novia del Guasón formó parte de equipos de antihéroes y heroínas, quienes se enfrentaron a aquellos que decididamente eran los enemigos de la historia. A menor escala, la trayectoria de Harley Quinn ha sido similar a la de Huntress / Helena Bertinelli (Mary Elizabeth Winstead): una asesina de mafiosos que finalmente encuentra la posibilidad de liquidar al grupo que había masacrado a su familia.

En línea con la transformación sufrida en los cómics, Gatúbela / Selina Kyle es el principal ejemplo en cuanto a cambio de bandos. Quizás esta situación haya sido más latente en la versión de Christopher Nolan que en la de Tim Burton. En ese caso, la Gatúbela de Michelle Pfeiffer perseguía un objetivo propio y, por ello, su búsqueda de venganza era más fuerte que su atracción hacia Batman / Bruce Wayne (Michael Keaton). De hecho, la última escena del personaje es la prueba de ello. En tanto, la antiheroína de Anne Hathaway encontró su redención en la alianza con Batman / Bruce Wayne (Christian Bale), siendo parte fundamental en las acciones que permitieron salvar a Ciudad Gótica. No se incluye en esta distinción a las personificaciones de Lee Meriwether (Batman, película de 1966) y Julie Newmar y Eartha Kitt (Batman, serie emitida entre 1966 y 1968), ya que ntegraban la extensa galería de villanos de Ciudad Gótica.

Asimismo, este fenómeno ya había formado parte del Universo X-Men de Fox, particularmente en la figura de Mística / Raven (Jennifer Lawrence). En una decisión algo arriesgada, la mutante se había establecido en el trío protagónico en las dos primeras películas del relanzamiento de la franquicia: Primera generación y Días del futuro pasado. Por entonces, se aprovechó la compleja relación de Mística con Charles Xavier / Profesor X (James McAvoy) y Erik Lehnsherr / Magneto (Michael Fassbender) para sustentar su trayectoria oscilante entre heroína, villana, antiheroína y, finalmente, miembro estable de los X-Men. A pesar del éxito inicial en ambos films, esta apuesta comenzó a desdibujarse paulatina y progresivamente, con un rol de reparto en Apocalipsis y un abrupto, trágico e intrascendente final en Dark Phoenix.

Afortunadamente, pocas personas recuerdan la horrible introducción de Deadpool (Ryan Reynolds) como villano secundario en X-Men Orígenes: Wolverine: un supersoldado zombie privado de su característica verborragia. Años más tarde, Reynolds se puso al frente de la redención del personaje, conformando una versión del antihéroe más parecida al material del cómic. En este orden, Deadpool 2 contó con dos figuras que, a pesar de que fueron introducidos como rivales del protagonista, finalmente terminaron siendo aliados: Cable (Josh Brolin) y Russell (Julian Dennison). Incluso, esta misma situación ocurrió en Ant-Man and The Wasp con Ghost / AVA (Hannah John-Kamen) y Goliath / Bill Foster (Laurence Fishburne).


Si disfrutás los contenidos de Funcinema, nos gustaría tu colaboración con un Cafecito para sostener este espacio de periodismo independiente:
Invitame un café en cafecito.app

Comentarios

comentarios

Comments are closed.