Funcinema

Who are you Charlie Brown?

Título original: Idem
Origen: EE.UU.
Dirección: Michael Bonfiglio
Guión: Michael Bonfiglio, Marcella Steingart
Intérpretes: Nathan Tyler, Terry McGurrin, Isabella Leo, Holly Gorski, Hattie Kragten, Isis Moore, Wyatt White, Christian Dal Dosso, Jacob Soley, Matthew Mucci, Natasha Nathan, Charlie Boyle
Fotografía: Lincoln Else, Jonathan Furmanski, Trish Govoni, Shana Hagan, Ian Kerr, Nick Midwig
Montaje: Tim K. Smith
Música: Jeff Morrow
Duración: 54 minutos
Año: 2021
Plataforma: Apple Tv


7 puntos


EL GENIO INVISIBLE

Por Nicolás Pratto

(@Malditavocal)

Hace unas semanas, durante una cena familiar, se trató el tema de la genialidad. Si existe y, en ese caso, qué conlleva a que una persona porte ese título. Obviamente ocurrió en la sobremesa: una vez saciada la necesidad básica de alimentarse, el ser humano puede explayarse en otros aspectos, te lo escribe alguien del turno mañana y que no recuerda nada del secundario. Pasamos de Maradona a Steve Jobs, de Prince a Picasso. ¿Hasta qué punto la genialidad es una “inspiración” o simplemente moldear el talento en base al trabajo? No me quiero alargar mucho, por mi actitud perezosa me gusta simplificar. Interpreto al genio como una persona observadora, con la capacidad de darse cuenta de un aspecto y expresarlo, ya sea con una pelota al pie, diseñando o construyendo. Ejemplo, un genio desconocido es el inventor del tender, héroe anónimo que mejoró la vida de millones de personas. La genialidad y el humor están muy ligadas, es vital la observación, darle vuelta a diversas situaciones, incluso trágicas. Uno de sus referentes en lo gráfico es Charles Schulz, padre del universo de Charlie Brown.

Este mes Apple Tv estrenó el documental Who are you Charlie Brown?, que repasa vida y obra del historietista a través de diversos nombres como Paul Feig, Kevin Smith y Drew Barrymore, entre familia y colaboradores. Desde una infancia solitaria, integrando un curso mayor que el de su edad debido a sus buenas calificaciones, pasando por el secundario donde las notas fueron bajando, y lo que significó el desarraigo de su familia, una vez que es reclutado para combatir en la Segunda Guerra Mundial. En un recreo, en su cuarto, e incluso resistiendo un ataque en Francia, Schulz estaba junto a su lápiz y libreta. Pasatiempo que, al volver a casa, se transformó en una profesión hasta crear el mundo que conocemos de Charlie Brown, con los respectivos cambios que ha tenido con el tiempo.

Me resulta imposible no trazar un paralelismo con Quino y la observación infantil en un mundo adulto, siendo una gran virtud de estos dos artistas, la capacidad de simplificar. Un dibujo fácil de realizar, e incluso más económico para imprimir, pero con una capacidad asombrosa de observación, humor y pensamiento. Durante el documental, el propio Charlie Brown se enfrenta a una tarea escolar que consta en un ensayo de saber quién es Charlie Brown. Llevándolo a visitar a sus amigos para encontrar una respuesta, la burla de Lucy, la crudeza de Peppermint, la ternura de Pig-Pen, el siempre presente Snoopy, y demás personajes clásicos que se van agregando, contando sus orígenes.

Una buena retrospectiva de la obra de un artista que vivió realizando lo que ama, dibujar y contar historias, historias personales que ya son parte de la cultura popular. Un viaje entretenido y emotivo hacia el final. Considero que el corazón de historietas como las de Charlie Brown es el valor de atesorar la inocencia, esa incomprensión del mundo que nos rodea e interpretarlo, mediante la fantasía, repitiendo lo que los adultos dicen, como sea. En un mundo que nos empuja a enfrentarnos más a la realidad, el crecer y quemar etapas, historias así nos permiten atesorar, inculcar y a no olvidar que todos alguna vez fuimos chicos.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.