Funcinema

El fin de una semana agitada

Por Patricio Beltrami

(@mexfaliero)

Los dos principales estudios dedicados a las producciones audiovisuales de superhéroes han tenido bastante actividad durante la última semana. Por una parte, DC lanzó el primer tráiler de la tercera temporada de Titans, que se estrenará en agosto por HBO Max. En tanto, el director de The Flash, Andrés Muschietti, ha publicado en sus redes sociales varias imágenes del vestuario de algunos de los protagonistas del largometraje. Por su parte, Marvel está abocada a la campaña publicitaria de Viuda Negra, que llegará a los cines en menos de tres semanas, y al lanzamiento semanal de los episodios de Loki en Disney+. En cuanto a Sony, actualmente solo está en proceso la secuela de Spider-Man: Un nuevo universo. Sin embargo, las tres compañías se vieron envueltas en una serie de controversias a lo largo de la última semana.

La primera de las polémicas giró en torno a la producción de Harley Quinn, serie animada destinada a público adulto cuya tercera temporada se estrenará a fines de 2021. En una entrevista, Justin Halpern y Patrick Schumacker, dos de los creadores y guionistas de la historia, revelaron que DC había censurado una escena de sexo entre Batman y Gatúbela. Si bien destacaron que el estudio apoya su creación audiovisual, los escritores revelaron que los ejecutivos habían justificado esta prohibición alegando que pretenden que los personajes ayuden a vender juguetes.

Más allá de que Halpern, Schumacker y DC intentaron bajarle el tono a esta controversia, lo cierto que es que algunas producciones animadas de Batman ya habían incluido escenas de alto voltaje. En cuestión de horas, estas escenas se multiplicaron por las redes sociales para dar cuenta de la doble vara a la hora de tomar esta clase de decisiones. Incluso, Zack Snyder se sumó a esta polémica online. Enfrentado con la conducción de Warner-DC, el director publicó la imagen de un cómic, donde se mostraba la misma escena que había sido censurada en la serie animada: Batman practicándole sexo oral a Gatúbela.

En otro orden, Sony debió desmentir las declaraciones que había realizado Tyrese Gibson, integrante del reparto de Morbius. En primer lugar, negaron que la historia forme parte del Universo Cinematográfico Marvel (MCU), como había afirmado el intérprete de las sagas Rápidos y furiosos y Transformers. Además, rechazaron que la película haya sido programada para el Halloween de 2022. De esta manera, aseguraron que se mantiene la fecha de estreno, proyectada para el 28 de enero del próximo año.

Finalmente, parte de la comunidad twittera intentó cancelar al nuevo Capitán América. Consultado acerca de la amistad de Sam Wilson y Bucky Barnes, Anthony Mackie calificó de “retorcida y complicada” a la posibilidad de que ambos pudieran mantener una relación romántica. Si bien el actor intentó defender el vínculo fraterno que une a los superhéroes y, a su vez, la libre elección de la sexualidad, sus palabras resultaron confusas y, según algunos internautas, discriminatorias: “La idea de que dos chicos sean amigos y se amen en 2021 es un problema debido a la explotación de la homosexualidad. Algo tan puro y hermoso como la homosexualidad ha sido explotado por personas que están tratando de racionalizarse a sí mismas”.

Igualmente, ninguno de estos casos representa un episodio de gravedad para cada uno de los involucrados y, por ello, caerán en el olvido en cuestión de días. En principio, Sony ya aclaró los dichos de Gibson y, de esa manera, ha acabado rápidamente con las especulaciones que había despertado el presunto vínculo entre Morbius y el MCU. En tanto, la prohibición efectuada por DC es claramente una decisión editorial relacionada con la explotación comercial de sus producciones. Por último, las expresiones de Mackie no causaron mayor revuelo y, en el peor de los escenarios, terminarán con un comunicado del intérprete para ofrecer disculpas por la mala elección de sus palabras.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.