Funcinema

Atari y Pong: la gran jugada de Nolan Bushnell

Por Matías Gabriel Mangini y Cristian Ariel Mangini

(@cristian_mangi)

Nolan Bushnell, fundador de la empresa Atari.

¿Se acuerdan de Nolan Bushnell? Es el mismo que, como en una nota anterior contamos, llevó adelante en 1971 y por primera vez la producción a gran escala de Computer Space, una suerte de plagio de Spacewar! Un año después se encargaría de crear Pong, considerado por muchos como el primer videojuego moderno y antecesor de las “arcade” y consolas actuales debido a que fue el primero en comercializarse a nivel masivo y no ejecutarse en máquinas únicas. Pero entonces ¿cuál fue el primero: Computer Space o Pong? Depende de la concepción de “masivo” que tenga uno. Desde luego, Pong trascendió mucho más que Computer Space y su éxito fue mucho más arrasador, pero no por eso opaca a sus antecesores, que ya en diversos aspectos daban cuenta de los mismos antecedentes (de hecho, la primera consola, Magnavox Oddysey, ya había sido lanzada unos meses antes. ¿Cómo puede entonces Pong ser antecesor de un invento que ya se había creado?). Salvando esta aclaración seguimos con la historia.

Si no recuerdan mal, Computer Space no tuvo el éxito esperado por la complejidad que tenía el juego. En una entrevista, Bushnell explicó: “Tenías que leer las instrucciones antes de poder jugarlo y la gente no quiere leer instrucciones. Para tener éxito debía sacar un juego que la gente ya supiera cómo jugar, algo tan simple que cualquier borracho en cualquier bar pudiera jugar”. Había que apuntar a algo más simple pero no por eso menos entretenido así que Bushnell, con los 250 dólares que consiguió recaudar de su primer juego y 250 de su nuevo socio, Ted Dabney, creó una pequeña compañía a la que pensó bautizar como Syzygy (un término astronómico del latín syzygia, conjunción con la que se designa el alineamiento perfecto entre tres o más cuerpos celestiales). Pero a causa de que ya habían utilizado ese nombre, el 27 de junio de 1972 terminó registrando la compañía como Atari, Inc., palabra con la que se indica cuando una pieza está en jaque en Go, el ajedrez japonés.

Cabina de la máquina recreativa del Pong.

Unos días después contrataron al ingeniero Allan Alcorn, quien lleva adelante el diseño del primer lanzamiento de la empresa: Pong. Hay dos versiones respecto al origen de este nombre: la primera cuenta que al intentar patentar el juego como Ping-Pong los muchachos de Atari se encontraron con que el nombre ya había sido utilizado, por lo que se inclinaron por dejarlo como Pong. La segunda explica que el nombre surge de la onomatopeya del característico (y muy atractivo en esa época) sonido de la pelota chocando contra las paredes y los bordes rectangulares. Teniendo el nombre y el dispositivo de prueba, solo quedaba ponerlo a andar y ver si la máquina gustaba. El primer lugar en tener el honor de hacer historia con este videojuego fue un bar de Grass Valley llamado Andy Capp’s Tavern, ubicado en la calle El Camino Real, Sunnyvale.

Como toda historia también tiene un costado de leyenda. En lo concreto parece que al poco tiempo (algunos dicen que la misma noche, otros dos días, incluso hablan de hasta dos semanas) de instalada la máquina en el local, la cajita dentro del dispositivo que almacenaba las monedas estaba tan repleta que terminó trabándolo y cuando Allan Alcorn fue a verificar el problema se dio cuenta del enorme éxito que habían tenido. Desde luego, también se habla de enormes colas de gente preparada para jugar su turno y de chicos esperando a las diez la mañana, incluso antes de que esté abierto el bar.

Más allá de qué hay de cierto en esto, el éxito ya había sido confirmado y habiendo finalizado la fase de prueba solo quedaba dar rienda suelta al nuevo proyecto. El 29 de noviembre de ese año se lanza la máquina de Pong en un llamativo color amarillo que para finales de marzo de 1973 ya había vendido entre 8.000 y 10.000 unidades. De acuerdo con Nolan Bushnell 38.000 Pong fueron construidos y vendidos sin contar la versión de dobles y otras variantes como Quadra Pong, Pin Pong, Doctor Pong, entre otras, y los obvios plagios que intentaron colgarse de la gran conquista.

Versión hogareña del Pong, con sus controles.

A raíz del éxito de la máquina recreativa, Bushnell empujó a su empresa a repetir el éxito a través de una máquina hogareña y nació el Home Pong en 1975, afirmando su éxito en la primera generación de consolas. Su impacto fue tal que a pesar del mencionado éxito de la pionera Magnavox Oddysey, su lanzamiento revolucionó el mercado y es considerado el inicio de los videojuegos como un negocio masivo y redituable. Este éxito incluso no se vio opacado por los numerosos clones que siguieron a su lanzamiento, abriendo el camino a este gigante de los primeros años del videojuego: Atari.

Sin embargo, no todas fueron buenas para la empresa de Bushnell. Dos semanas después del lanzamiento, Magnavox descubrió la existencia de Pong sin que se les hayan pagado las regalías por la patente de su anterior juego de pelota-paleta. Las pruebas arrojadas durante el juicio “Magnavox-Atari” demostraron que el 24 de mayo de 1972 (algunos meses antes del lanzamiento de Pong) Nolan Bushnell fue a la muestra de videojuegos en la Magnavox Profit Caravan en Burlingame, California. Allí firmó el libro de concurrentes y jugó al que muchos consideran predecesor de su éxito: Tennis de Odyssey. En 1976 Magnavox ganó el juicio y Bushnell es condenado a una multa de 700.000 dólares.

A pesar de esto, la historia de Atari está lejos de terminarse, iniciando un camino que iremos descubriendo.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.