Funcinema

Recapitulación de Falcon y el Soldado del Invierno: One world, one people

Por Patricio Beltrami

(@Pato_Beltrami)

Este artículo contiene spoilers.

Falcon y el Soldado del Invierno cumplió con su premisa inicial: al inicio del último capítulo se revela quién seguirá el legado del Capitán América. Si bien el fin de la temporada contó con buenas secuencias de acción, el último capítulo no presentó mayores sorpresas en cuanto a las resoluciones y, además, casi todos los pasajes emotivos carecieron del impacto que habían demostrado anteriormente. Asimismo, un extenso discurso, completamente anticlimático, termina empañando la dinámica que había presentado el enfrentamiento final. Igualmente, una de las virtudes de One world, one people es que no pierde tiempo al principio. En pocos minutos sitúa al conflicto y a los protagonistas en Nueva York, donde The Flag Smasher toma de rehenes a los políticos que debían decidir el futuro de millones de refugiados y marginados. En ese contexto, Sam Wilson (Anthony Mackie) aparece en escena portando el escudo y su nuevo traje de Capitán América, mientras que James “Bucky” Barnes (Sebastian Stan) y Sharon Carter (Emily VanCamp) confrontan a los terroristas en el edificio. Como durante toda la temporada, las secuencias de acción y combate resultan interesantes y dinámicas, sobre todo las acrobacias aéreas de Wilson, quien conserva las alas de Falcon. De esta manera, The Flag Smasher no solo comienza a perder miembros en batalla, sino que también deben enfrentarse a un furibundo John Walker (Wyatt Russell), quien desea saciar su sed de venganza contra Karli Morgenthau (Erin Kellyman). Aunque lo discursivo había sido importante, una de las virtudes de Falcon y el Soldado del Invierno fue que las acciones determinaran el destino de los personajes. En esa línea, Walker consigue redimirse tras salvar la vida de un grupo de políticos; Morgenthau se consagra como terrorista por su decisión de asesinar a los miembros del GRC; y Wilson, cuyas acciones emulan a las de Steve Rogers (Chris Evans), le demuestra al mundo (y a los espectadores) que posee los atributos necesarios para portar del escudo. Justamente, esta cuestión choca con su extenso discurso al término de la batalla final. En un largo panfleto, el personaje solo pone en palabras todo lo que la serie había denunciado desde el primer episodio: cómo las decisiones arbitrarias de la política perjudican a los sectores más desprotegidos de la población. Reiterativa y anticlimática, la escena solo se justifica para avalar su ascensión a Capitán América. En tanto, el epílogo se encarga de cerrar historias y, por supuesto, abrir puertas a futuro. Por una parte, Wilson cumple una de sus promesas: el mundo conoce la historia de Isaiah Bradley (Carl Lumbly) en la exhibición del Capitán América. En cuanto al arco más interesante de la serie, Bucky cierra sus cuentas pendientes y se despide del legado del Soldado del Invierno. Encerrado en La Balsa, Helmut Zemo (Daniel Brühl) observa cómo su plan acaba exitosamente con la explosión de la camioneta donde viajaban los súper soldados terroristas. Por su parte, Valentina Allegra de Fontaine (Julia Louis-Dreyfus) le otorga una segunda oportunidad a Walker, quien se convierte en US Agent. Y en la escena postcréditos, Carter no solo consigue el indulto prometido por Wilson, sino que también le garantizan un alto cargo en la CIA. Revelada como Power Broker, este hecho seguramente se vinculará con los futuros conflictos que el Capitán América deberá enfrentar. Más terrenal que WandaVision, Falcon y el Soldado del Invierno superó las bajas expectativas que existían en la previa de su estreno. Esta temporada no solo consiguió que sus protagonistas tuvieran arcos atractivos, principalmente los de Bucky y Walker, sino que también logró que la serie fuera algo más que un spin-off de la saga del Capitán América y, así, empezar a construir un universo propio. Si bien el panfleto que Wilson recita en el último episodio resulta abrumador, hasta el momento lo discursivo (dudas, traumas, motivos) había sido interesante. Igualmente, el punto más alto estuvo vinculado a la acción y al combate, a través de secuencias dinámicas de alto impacto e, incluso, con escenas extremadamente violentas para el Universo Marvel.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.