Funcinema

24 líneas por segundo: Los tanques rescatan a los cines… y pisotean otras opciones

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

El rendimiento de la taquilla en los cines luego de la reapertura es un espacio de prueba para terminar de certificar algo que venía sucediendo en la pre-pandemia: la experiencia de ir al cine, de encerrarse en una sala, quedará reservada para los públicos que solo deseen ir a ver grandes espectáculos, tanques hollywodenses, películas de superhéroes. Aquella idea de que hay un cine “para ver en el cine” y otro cine “para ver en la casa” parece haber terminado de asentarse en el imaginario popular, y las plataformas de streaming se convirtieron en el reservorio para esas películas “para ver en la casa” (de hecho, antes de arrancar la pandemia y el encierro teníamos en Argentina apenas dos o tres opciones de plataformas y ahora casi una decena, con más servicios que llegarán en el futuro). Una de las expectativas era ver si la gente tenía ganas de volver al cine: el estreno de Godzilla vs Kong fue un demostración de que sí, de que si un gran espectáculo con un público más o menos cautivo se pone en oferta, el público sale a verlo. Esa idea de supuesto costo-beneficio (si la entrada tiene un precio alto, al menos que me lo devuelvan con cosas que vuelan por los aires y explotan a cada rato) que ganó en la ecuación que hace la mayoría del público a la hora de elegir ir al cine. Como decíamos, no es algo que no sucediera de antes y que no fuera progresivo, pero sí que en todo este período los tiempos se aceleraron enormemente. También hay que decir que el caso de Godzilla vs Kong es casi un oasis, y que los números en verdad suelen ser mucho más menores. Pero incluso en esa pobreza que exhiben los números en estas primeras semanas, se nota que cuando se estrena Los nuevos mutantes (una película que circula por la web desde hace varios meses) hay un público que se moviliza y cuando se estrenan Corpus Christi o Habitación 212 no se mueve la aguja. Ese cine que convoca un público más adulto, que ya venía herido de muerte antes y que ahora está casi condenado a desaparecer de la cartelera, mucho más con una enfermedad como el covid que afecta más a las personas mayores y eso llevará (estamos especulando) a que ese público no se movilice demasiado. Estos meses, este año, serán cruciales para definir el diseño de la cartelera a futuro. Tememos que los resultados arrojen esa idea relamida por los exhibidores de reservar espacio a un solo tipo de experiencia. El cine en el cine parece ser otra víctima del covid.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.