Funcinema

Dulce pájaro de juventud

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Buena


CÓMO DETENER EL TIEMPO

Por Melina Martire

(@funcinemamdq)

Al comienzo de Dulce pájaro de juventud, vemos el dormitorio de un hotel algo anticuado pero todavía de moda en la ciudad de St. Cloud, en la Costa del Golfo. Detalles de la escenografía nos dan la pista de un ambiente de ostentación y lujos, del aparentar. Alexandra del Lago se despierta de una serie de pesadillas, a su lado Chance Wayne la asiste y contiene. Alexandra es una actriz muy famosa de Hollywood que siente que su carrera está acabada. Se escapó del estreno de una película que filmó con la intención de relanzarse, por miedo a las repercusiones que tendría. La noche anterior conoció al joven Wayne y, gracias a los efectos del alcohol y las drogas, pasaron unas horas juntos. Él está de vuelta en su ciudad natal, de la que había escapado, con la intención de tomar contacto con una antigua novia de la que sigue enamorado. A medida que conversan, se conocen y cada uno va revelando sus verdaderas intenciones. De ser una mujer frágil, la actriz se muestra dominante, luego generosa, desesperada por amor y luego indiferente. Mientras que Chance se transforma de un pobre y complaciente muchacho en un astuto manipulador que busca la manera de vivir como un gigoló a costa de ella y de utilizarla para entrar al mundo del espectáculo.

La segunda historia que trabaja la obra es la de la familia Finley, cuyo jefe es un político corrupto y racista que debe enfrentar los reclamos de quienes lo rodean. Transcurre en otro cuarto del mismo hotel, donde él prepara al acto de campaña para asumir como gobernador. La novia perdida de Chance es nada más ni nada menos que Heavenly, la hija de Finley, y está a punto de casarse con el médico de la familia y amigo personal del político. A medida que avanza el relato, conocemos los entretelones de esa separación. El muchacho cree que ella dejó intencionalmente de verlo, mientras que la situación fue mucho más complicada según la familia. Heavenly tuvo que ser sometida a una difícil operación que la dejó estéril, para borrar las huellas de una enfermedad venérea que él le contagió. Tema delicado que, sin embargo, no tiene mucho desarrollo posterior.

Las vidas de estos personajes se cruzan constantemente, a partir de un hábil juego de entradas y salidas, con sutiles pero importantes cambios escenográficos para ambientar cada escena. Paneles corredizos de estilo morisco sirven de intercambio entre el dormitorio de hotel, el living de Finley, la antesala, y un balcón terraza. El paso del tiempo se cuenta de una manera muy dinámica a partir de escenas con gran carga dramática que sin embargo no se vuelven pesadas. Principalmente la historia de Alexandra y Chance crece en la obra, los personajes se profundizan y complejizan cada vez más. Son dos soledades que se encontraron por casualidad, que se buscan para sanar heridas que finalmente no pueden ser curadas. Ambos persiguen la posibilidad de volver en el tiempo, para modificar las decisiones tomadas, pronunciar otras palabras en el momento preciso,  y decir lo que callaron.

Con una temática y estética similares al film Sunset Boulevard, que realiza una crítica descarnada al sistema de estrellas de Hollywood, en Dulce pájaro de juventud su autor se centra no sólo en este mundo erróneamente idealizado, sino también en un contexto social y político en el que reina la corrupción, la segregación racial y la violencia machista. La acción se ubica conscientemente en una localidad del sur de EE.UU., en el marco de una sociedad conservadora, clasista y retrógrada, que sirve de contexto para sacar a la luz a personajes marginales y marginados, frágiles y brutales, que temen a la locura, que luchan desesperadamente por no esfumarse de la memoria de sus seres queridos y de la sociedad.


Autoría: Tennessee Williams Traducción: Cristina Piña Actúan: Gastón Ares, Victorio D´Alessandro, Sebastian Dartayete, Malena Figo, Pablo Flores Maini, Carlos Kaspar, Pablo Mariuzzi, Mauro J Pérez, Maby Salerno, Beatriz Spelzini, Sergio Surraco, Pianista Pablo Viotti Músicos: Pianista Pablo Viotti Diseño de maquillaje: Elisa D´Agustini Diseño de peinados: Ricardo Fasan Diseño de vestuario: Mini Zuccheri Diseño de escenografía: Daniel Feijóo Diseño de luces: Claudio Del Bianco Música original: Axel Kryeger Letras de canciones: Gonzalo Demaria Fotografía: Mili Morsella Colaboración en vestuario: Paula Molina Asistencia de iluminación: Facundo David Asistencia de dirección: Celeste Abancini, Lucía Cicchitti Prensa: Duche&Zarate Producción ejecutiva: Verónica Dragui, Sol Vannelli Dirección: Oscar Barney Finn Sala: Centro Cultural 25 de Mayo (Av. Triunvirato 4444, CABA) – Jueves a domingo a las 20:30.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentarios

comentarios