Funcinema

Una mujer, una vida

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Título original: Une vie
Origen: Francia / Bélgica
Dirección: Stéphane Brizé
Guión: Stéphane Brizé, Florence Vignon, sobre la novela de Guy de Maupassant
Intérpretes: Judith Chemla, Jean-Pierre Darroussin, Yolande Moreau, Swann Arlaud, Nina Meurisse, Olivier Perrier, Clotilde Hesme, Alain Beigel, Finnegan Oldfield, Lucette Beudin, Jérôme Lanne, Mélie Deneuve
Fotografía: Antoine Héberlé
Montaje: Anne Klotz
Vestuario: Madeline Fontaine
Duración: 119 minutos
Año: 2016


7 puntos


UNA HEROÍNA DE ÉPOCA

Por María Putrueli

(@maryputrueli)

Tal vez más conocido por sus memorables cuentos (Bola de sebo 1880 y El Horla -1886-), Guy de Maupassant es responsable de una exquisita novela titulada Une vie, llevada a la pantalla grande por el director Stéphane Brizé y que aquí se estrena como Una vida, una mujer. La historia, situada en Normandia en 1819, dentro de un contexto campestre, refleja las miserias de la clase aristocrática, donde el papel de la mujer queda relegado a los intereses masculinos y a las leyes y designios familiares.

Dentro de una de estas familias se encuentra Jeanne (Judith Chemla), una joven que regresa al hogar luego de haber estado estudiando unos años fuera en un convento. Al principio todo será felicidad, trabajando junto a su padre en el cultivo, disfrutando los momentos de ocio, la lectura y apreciando todo lo que la naturaleza tiene para ofrecerle.

Sin embargo el destino le tiene preparado un giro en su vida, el cual la protagonista llevará adelante lo mejor que pueda. Al conocer a Julien (Swann Arlaud), un hombre despreciable, y contraer matrimonio con él, todos los sueños de juventud que alguna vez tuvo irán lentamente convirtiéndose en una pesadilla.

Casi como una pintura en movimiento, el film goza de un gran trabajo de fotografía, con un ir y venir en los tonos oscuros para los momentos más nefastos de Jeanne y una apuesta a colores más cálidos en los recuerdos, donde todo es armónico y placentero.

Sometida al maltrato de su marido, a las constantes infidelidades, a la traición de sus más íntimos, esta mujer en apariencia endeble es una verdadera heroína, capaz de soportarlo todo, de una entereza abismal frente al no lugar, al atropello al que se la expone una y otra vez; la grandeza del film radica en mayor medida en la sublime interpretación que la actriz lleva a cabo, oscilando entre debilidades y fortalezas, entre la desgracia de un amor tóxico, la pérdida de la fortuna y la opresión constante, soportando sus penas con una loable dignidad.

Como en la mayoría de los casos, es posible que la novela supere en lauros a la adaptación cinematográfica, pero vale decir que la propuesta logra el cometido de ser fiel al escrito y resulta una invitación disfrutable y placentera.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentarios

comentarios