Funcinema

El gringo

gringo1Título original: Idem
Origen: EE.UU.
Dirección: Eduardo Rodriguez
Guión: Jonathan W. Stokes
Intérpretes: Scott Adkins, Petar Bachvarov, Zachary Baharov, Mimoza Bazova, Michail Elenov, Valentin Ganev, Erando González, Israel Islas, George Karlukovski, Vlado Mihailov, Velislav Pavlov, Bashar Rahal
Fotografía: Yaron Levy
Montaje: Don Adams, Harold Parker, Eduardo Rodriguez
Música: Luis Ascanio
Duración: 99 minutos
Año: 2012


4 puntos


SE BUSCA A SCOTT ADKINS

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

gringo2Scott Adkins es una figura ciertamente interesante dentro del cine de acción actual, con su rostro pétreo, casi inexpresivo, que le termina otorgando un particular carisma. Asimismo, posee una habilidad marcial digna de ser vista: en films como Los indestructibles 2, Invicto 2 y 3, y especialmente Soldado Universal – El juicio final ha demostrado una enorme ductilidad y despliegue físico que hereda y hasta potencia lo mejor del legado de Jean-Claude Van Damme. Su problema pasa, claramente, porque no tiene tanta pasta de estrella y está casi condenado a ser un segunda línea, quedando ubicado en roles de reparto en películas grandes o en protagónicos en films de medio pelo.

Un buen ejemplo de los desniveles de la carrera de Adkins es El gringo, film del cual es también productor ejecutivo, con lo cual difícil que pueda justificarse diciendo que no le quedó otra que hacerlo. Posiblemente la explicación pase porque las intenciones iniciales no terminaron de concretarse de manera apropiada en la realidad cinematográfica. La premisa del relato recurre a algunos lugares comunes pero que pueden ser explotados de forma efectiva: un hombre con un pasado difuso llega a un pueblo fronterizo de México (llamado no muy acertadamente El Fronteras), terriblemente sediento y con un bolso que contiene dos millones de dólares, con lo que inevitablemente se verá perseguido por distintos grupos armados. Hay allí unos cuantos elementos pertenecientes al western, aunque el director venezolano Eduardo Rodríguez va para otro lado, buscando realizar una presentación de personajes/estereotipos bastante deudora de la estética de Guy Ritchie y la narrativa coral de Quentin Tarantino.

Pero claro, si tenemos en cuenta que Rodríguez es también el realizador de la mediocre Noche de miedo 2: sangre nueva, no deja de ser previsible que cometa el mismo error irreparable que en esa película: es decir, confundir el tono apropiado para la narración y lo que la estrella protagonista requería. El gringo desperdicia demasiado tiempo en gestitos cancheros (además de un desfile de cuerpos femeninos digno de Showmatch) y cuando termina de acomodar el escenario para que el antihéroe rudo pero también algo tierno que encarna Adkins haga lo que debe hacer -repartir patadas, piñas y tiros a diestra y siniestra- ya es demasiado tarde. De ahí que sólo quedan un par de secuencias rescatables, que es cuando el film abandona los trucos de montaje videocliperos para otorgarles real movimiento a los personajes. Ahí surge algo de fisicidad, vértigo y hasta sana diversión.

Pero son sólo algunos momentos: El gringo es una película que despliega demasiados personajes y subtramas, para al final no terminar contando casi nada, y por ende aburriendo bastante. Por ahí aparece Christian Slater, en modalidad “estoy por el cheque”. Una pena por Adkins, quien se merecía un mejor film, aunque también debería haberlo buscado.

Comentarios

comentarios

1 comment for “El gringo