Funcinema

Crouching tiger, hidden dragon: sword of destiny

tigre1Título original: Idem
Origen: EE.UU. / China
Dirección: Woo-Ping Yuen
Guión: John Fusco, Du Lu Wang
Intérpretes: Donnie Yen, Michelle Yeoh, Harry Shum Jr., Natasha Liu Bordizzo, Jason Scott Lee; Eugenia Yuan, Roger Yuan, Juju Chan, Chris Pang, Woon Young Park, Darryl Quon, Veronica Ngo, Gary Young
Fotografía: Newton Thomas Sigel
Montaje: Jeff Betancourt
Música: Carlo Siliotto, Shigeru Umebayashi
Duración: 96 minutos
Año: 2016
Compañía editora: Netflix


6 puntos


La casa de los espadachines voladores

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

tigre2Es curioso el recorrido que toman algunas franquicias en Hollywood, pero 16 años han pasado desde el estreno de El tigre y el dragón, la celebrada película de artes marciales dirigida por Ang Lee. Y ahora Netflix trae una secuela, Crouching tiger, hidden dragon: sword of destiny, que mantiene al personaje interpretado por Michelle Yeoh en el marco de una trama que tiene algunos elementos similares a la original: todo gira alrededor de una poderosa espada que es apreciada por diversos grupos que se enfrentan en creativas batallas con suspensión de la ley de la gravedad. Es que estamos inmersos nuevamente en el mágico mundo del wuxia.

El paso de 16 años entre una película y la otra no es sólo un dato temporal: mientras aquella estaba hablada en mandarín, aquí tenemos a estos guerreros y clanes dialogando tranquilamente en un inglés clarísimo. Obvio: aquella era una producción asiática con capitales norteamericanos (estábamos en plena explosión de Miramax y su instalación de conceptos extranjeros aligerados para el público yanqui) y ésta decididamente es una película estadounidense. El tema tiene que ver con el negocio: cuando El tigre y el dragón se estrenó, más allá del culto alrededor del cine asiático y del subgénero del wuxia, estas historias no pertenecían al imaginario del público masivo. Oscar mediante, El tigre y el dragón comenzó un camino de traslación de muchos de esos códigos al cine norteamericano. De ahí que explotaran la figuras de los Jackie Chan o los Jet Li, se hicieran universales películas como La casa de las dagas voladoras e incluso Dreamworks produjera una popular saga como Kung-Fu Panda que está llegando a la tercera entrega.

Crouching tiger, hidden dragon: sword of destiny sigue basada en los libros de Du Lu Wang y está dirigida por Woo-Ping Yuen, especialista en el género y gran creador de coreografías. Por lo tanto, lo que tenemos en el film son una serie de enormes secuencias de acción, muy imaginativas, aprovechando notablemente los recursos del subgénero. Seguramente la película de Ang Lee tenía un interesante carácter revisionista y además poseía a través de sus imágenes un romanticismo, propio de la novela. En este caso, la secuela es apenas un buen film de acción y aventuras, que construye personajes cercanos al western. Lo curioso, eso sí, es la recurrencia a un humor propio de las películas de Jackie Chan, lo que no deja de ser positivo pero no fluye adecuadamente si pensamos a las dos películas en un sentido de saga. Este gesto, el de la humorada física, no deja de ser otro dato de la contemporaneidad.

Comentarios

comentarios

2 comments for “Crouching tiger, hidden dragon: sword of destiny