Funcinema

Marianne Ríos: “En mi libro busco redefinir etiquetas”

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

marianne_riosMarianne Ríos es música pero también escritora y acaba de publicar su primer libro, Puta, loca, libre, una particular declaración de principios en primera persona sobre los estereotipos, esquemas y prejuicios. En conversación con FANCINEMA, se refirió a su creación literaria, sus proyectos musicales, sus gustos cinematográficos y hasta de su amado River, entre otros temas.

¿Por qué el título Puta, loca, libre? ¿Cómo nació la idea para el libro?

El título surge del último relato, que tiene ese nombre, porque es el más fuerte en cuestiones de redefinir estas etiquetas, es el que termina cerrando de manera clara de qué forma podemos analizar y vivir con esas etiquetas sin que nos afecte, en libertad, que es la idea general del libro.

El libro fue concebido en menos de un mes. La mayoría de los relatos tenían un tiempo de escritos y cuando me crucé casualmente a un escritor en la playa estando de vacaciones le pregunté cómo podía hacer para publicar. Con el primer contacto que me pasó, apenas estuve de vuelta en casa me puse a recopilar los textos que más me gustaban y a escribir algunos otros para que el libro tuviese un mismo concepto. Eso me llevó menos de una semana, así que podemos decir que la idea del libro surgió de manera casi imprevista pero afortunadamente, en un momento en el que podía dedicarme al cien por cien y estar en cada detalle del mismo: idea de tapa, diseño, ilustración.

-El libro pareciera presentar una serie de monólogos interiores pero también un diálogo con un otro un tanto indefinido, pero que muchas veces aparece en forma de hombre. ¿Cómo fuiste desarrollando esta estructura?

El libro es un diálogo constante. Conmigo misma, y con ese otro que actúa como recurso para, desde un lenguaje sencillo, desplegar los conceptos e ideas que deseaba hacer llegar al lector. Al estar narrado en primera persona, es más fácil asimilar cada relato como una situación posible, en la que cualquiera puede verse en algún momento, o incluso haberla vivido. La idea es invitar a la reflexión y creo que hay frases y definiciones que pueden representar tanto a una mujer como a un hombre, incluso habiendo sido escrito por una mujer. Los roles se pueden cambiar si se lo lee de esa manera y esa idea fue la que me llevó a pensar y desarrollar la estructura que el libro ofrece.

-¿Te parece que la voz femenina tiene en la actualidad una presencia fuerte en el panorama artístico nacional o que todavía sigue imperando la perspectiva masculina?

Creo que en comparación a años o décadas atrás la participación femenina en el mundo del arte es mucho mayor. Somos cada vez más cantantes, escritoras y bailarinas, por dar ejemplos. Actualmente se destaca la presencia política de la mujer que era casi nula hasta hace muy poco. Sin embargo, el plano artístico aún sigue siendo dominado por hombres.

-¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la escritura y el canto? ¿Sentís que de alguna manera tu literatura se vincula con tu música o van por caminos separados?

Suele hablarse en mi familia que canto desde que aprendí a hablar, y puedo yo recordarme escribiendo cuentos a la edad de siete, ocho años… ¡Aunque aprendí a escribir a los seis! Escribir es algo que nunca dejé de hacer desde entonces. Es cosa de todos los días, una manera de hacer catarsis y de despegar del suelo si así lo deseo.

Lo que canto, las letras que escribo para mi banda, son inseparables de mis relatos, cuentos, textos o novelas, porque la música y la literatura son mis amores desde siempre. Son pasiones siamesas en mí, que cambian, mutan, crecen y se desarrollan pero siempre a la par. ¡Llevan la misma impronta porque nacen del mismo corazón y la misma cabecita hambrienta de locuras!

-¿Qué autores literarios sentís que te han marcado?

Adoro a Cortázar, sin duda en primer lugar. Neruda me acompañó durante cada amorío (o desamor). De muy chica leía con mucho entusiasmo a Wilde. Hace tiempo repasé repetidas veces las obras de Conan Doyle. Me gusta mucho leer, tanto a autores latinoamericanos como de los otros continentes. Sin embargo, creo que aunque uno siempre aprende de los genios a los que lee, todos ellos marcaron alguna parte de mi vida pero no siento marcas de ellos en mí como escritora, aunque eso será análisis a cargo del lector.

-¿Qué bandas y/o cantantes son referentes para vos a la hora de pensar la música?

Con la música me pasa igual que con la literatura. He escuchado y escucho mucha música, desde el heavy metal más trash que se te ocurra hasta mi querido Sandro. En el medio, paso por todo lo que puedas imaginar; folclore, rock, música celta, pop, música étnica. Soy investigadora constante de nuevos sonidos. Así que si tuviera que nombrarte un referente de cada estilo que me guste, ¡podría hacerte una lista de mil hojas! Cuando hacés música, todo lo que hayas escuchado, consciente o inconscientemente está en tu cabeza, así que al momento de hacer música (lo cual también es algo que hago a diario) sólo me dejo llevar por la primer idea que resuena en mi cabeza y dejo que fluya, disfrutando de hacer lo que amo.

-¿Qué nos podés decir de tus emprendimientos musicales?

Estoy trabajando en mi primer CD como solista. Aunque labure con productor,  con amigos y músicos sesionistas, igual terminás conformando una banda, de trabajo, pero en la que se comparten momentos maravillosos. Me siento agradecida de estar en este proyecto con estas personas y de que cada uno de lo mejor de sí para lo que se viene.

Puedo adelantar que hacemos jazz fusión, con algo de pop y también mucho folk. También Percus africanas y soul. Va a ser un CD doble, en inglés y castellano, y que, definitivamente, las letras llevarán esta impronta de amor libertario, de locura y libertad.

-¿Cómo es tu vínculo con el cine y/o la televisión? ¿Hay películas o programas que te han marcado de alguna forma?

No miro tele. Nada. Vivo a mil y no me queda tiempo para prenderla Eso si, excepción absoluta, cuando juega River tengo que verlo, sino estoy en la cancha tiene que haber una TV cerca para aunque sea ver el partido de reojo.

¡El cine me encanta! ¡Desde las súper producciones Hollywoodenses hasta un corto de un francés que pude conseguir de pura suerte! No recuerdo en este momento una película que haya marcado realmente mi vida, aunque hay muchas que me encantan, como Un día de furia o Milagros inesperados… Pero sí, una serie de televisión me hizo reflexionar e incluso me inspiró a escribir muchas veces fue Dr. House. El personaje en sí mismo era digno de una saga literaria y además tenía como frutilla del postre la música exacta en cada capítulo y al actor tocando más de una vez, de verdad, ya que es un gran músico. Me pareció genial.

-¿A qué personaje literario, televisivo o cinematográfico le compondrías un tema?

Le compuse un tema a Eduardo Galeano, fue una pérdida muy sentida. Realmente adoro sus obras y me nació despedirlo así. Y si tuviera que hacerlo a alguien más, si es televisivo sería a Marcelo Tinelli, pero te aseguro que no dirían cosas muy buenas, seguramente sería un tema punk.

¡Le escribiría un tema a Tarantino! Con aires vintage pero que suene poderoso… Así, mientras la chica bonita canta jazz se arma un lío terrible y vemos volar pedazos de autos, revoleos de sillas, copas rotas y tiros. ¡Muchos tiros!

Comentarios

comentarios

Comments are closed.