Funcinema

La enfermera

nurse posterTítulo original: Nurse 3-D
Origen: EE.UU.
Dirección: Douglas Aarniokoski
Guión: Douglas Aarniokoski, David Loughery
Intérpretes: Judd Nelson, Kathleen Turner, Katrina Bowden, Paz de la Huerta, Boris Kodjoe, Corbin Bleu, Michael Eklund, Melanie Scrofano, Michael Therriault, Niecy Nash
Fotografía: Boris Mojsovski
Montaje: Andrew Coutts
Música: Anton Sanko
Duración: 84 minutos
Año: 2013
Compañía editora: SBP


3 puntos


A ver si viene una enfermera del horror…

Por Rosana López

(@rousisattack)

nurse unoLos sensuales encantos de la actriz estadounidense de origen español Paz de la Huerta (Enter  the void, la serie Boardwalke Empire) son inevitables para cualquier espectador que se enfrente a La enfermera (2013), de Douglas Aarniokoski, donde ella encarna a una enfermera justiciera contra los hombres infieles, un poco desquiciada con desbordes eróticos y lesbianismo a flor de piel. Sin embargo, este film donde la doble personalidad y el acoso insaciable convergen, tiene una historia tan desaprovechada como las actuaciones de las protagonistas.

La villana experta en salud Abbey Russel (De la Huerta) se enamora de su pupila estudiante, encarnada por la incipiente Katrina Bodwen (American pie: el reencuentro, Manejado por el sexo), pero ante el rechazo de la joven no hará más que acrecentar su odio y sed de venganza.  La interpretación de la morocha estilo pinup es tan poco creíble como el forzado rol de lo bueno y lo correcto que desprende Bodwen, llevando a que la historia se caiga a pedazos.

La enfermera comienza con un “bombardeo de información” que cuenta el perfil de vida de la madness -enfermera desquiciada- Russel, lo cual es atractivo a la vista aprovechando la tecnología dimensional para la que fue ideada originalmente, pero la velocidad del ritmo narrativo no deja profundización alguna, y resulta una sin razón galopante y molesta. Como resultado, se rompe el clímax por la rápida manifestación de la villana y esto tal vez no lo podemos perdonar como latinos y buenos consumidores de novelas mexicanas donde las intenciones malditas esperan una eternidad. Así queda demostrado que cantidad no es calidad. Una pena porque la película tiene una atrapante fotografía marketinera como también algunas interesantes perlitas en la banda de sonido al mejor estilo tango fusión de Bajofondo Tango  Club y melodías de jazz que conjuga modernismo y provocación.

El director de La enfermera, Aarniokoski, conocido por otra trunca película, la apocalíptica The day (2011), toma como fuente de inspiración las fotografías del responsable de marketing en la firma audiovisual Lionsgate, Tim Palen, de sugerentes anatomías femeninas y masculinas en blancos y negros con el tono del comic hecho película La ciudad del pecado (2005). El resultado demuestra no alcanzar el objetivo, quedándose a medias tintas, algo muy familiar en este realizador. Y repito: cantidad no es sinónimo de calidad.

Es lógico que La enfermera sea comparada con un conjunto de películas similares que hacen referencia a la temática de la obsesión amorosa, como la enfermiza Mujer soltera busca (1992), donde la inquilina genera un fuerte vínculo con la protagonista, pasando desde un calcado corte de pelo hasta la privación de vínculos sociales y usurpación de identidad; la maravillosa El cisne negro (2010) de Darren Aronofsky, con su coqueteo lésbico que deambula entre lo real/no real; y el increíble y siniestramente femenino American Mary (2012), de las gemelas Jen y Sylvia Soska, sobre la actividad ilegal de una estudiante de medicina especializada en cirugía plástica. Sin embargo, todas ellas en sus géneros son increíblemente superiores a la cinta de Aarniokoski.

Por sus inconsistencias y la manera en que desaprovecha su historia, no deja de ser lógico que La enfermera, un proyecto finalizado en 2011, no haya visto la luz hasta dos años después, cuando Liongaste se hizo cargo de su difusión y lanzamiento, mandándolo directamente al mercado del DVD. Es un film cuya inyección es muy dolorosa pero fácil de olvidar. Abra la boca y diga 33.

Comentarios

comentarios

2 comments for “La enfermera