No estás en la home
Funcinema

Bernie

bernie poster

Título original: Idem
Origen: EE.UU.
Dirección: Richard Linklater
Guión: Richard Linklater, Skip Hollandsworth, basados en el artículo de Hollandsworth
Intérpretes: Jack Black, Shirley MacLaine, Matthew McConaughey, Brady Coleman, Richard Robichaux, Rick Dial, Brandon Smith, Larry Jack
Fotografía: Dick Pope
Montaje: Sandra Adair
Música: Graham Reynolds
Duración: 99 minutos
Año: 2011
Compañía editora: TVE


8 puntos


El tipo más bueno del mundo

Por Rodrigo Seijas

(@fancinemamdq)

bernie unoAunque a simple vista no lo parezca y en el momento de su estreno haya pasado bastante desapercibida, Bernie es probablemente uno de los films más ambiciosos no sólo de la carrera de Richard Linklater, sino también de la de Jack Black, que será actor, pero en ciertos momentos es asimismo pseudo autor de sus films. Esta película, basada en la historia real de Bernie Tiede, un amable sujeto, querido por todos los que lo conocían, cuyo encarcelamiento por el asesinato de la anciana Marjorie Nugent sacudió al tranquilo pueblo de Carthage, Texas, es un gran hallazgo de representación, que permite múltiples lecturas.

Linklater acierta desde el comienzo, ya que elige no zambullirse de lleno en la ficcionalización. En vez de eso, la línea ficcional es pautada por una vertiente documental, donde son los propios ciudadanos de Carthage, a través de testimonios a cámara, los que van presentando la historia, sus protagonistas y el escenario en que se desarrolla. Bernie Tiede es un personaje casi increíble, en el sentido de que desafía la credulidad del espectador: su trabajo en una funeraria lo hace con un amor inusual, por el respeto que manifiesta por los cuerpos sin vida, los rituales y las personas que sufrieron las pérdidas. Pero además es dulce, solidario, honorable e involucrado de forma permanente en los avatares de la comunidad que integra. De ahí que no sorprenda a nadie que decida acompañar, consolar, escuchar y ayudar a Marjorie (Shirley MacLaine), cuyo marido acaba de fallecer. Lo hace a pesar de que es una vieja amargada, a quien todos odian. Lo hace porque es un tipo más bueno que el pan con dulce de leche. Es su bondad la que le impide huir cuando Marjorie se pone cada vez más posesiva, quitándole toda autonomía. Y es su pureza, su amabilidad extrema, pero también su voluntad de permanecer fiel a sí mismo, la que lo termina llevando al homicidio.

No deja de ser llamativo cómo la puesta en escena va revelando el mismo cariño por el Bernie ficcional que el que exhiben los habitantes de Carthage por el Bernie de la vida real. Ese afecto no está exento de una (a veces) brutal sinceridad respecto a ciertas contradicciones de Bernie -señaladas por el fiscal Danny Buck, cuya interpretación a cargo de Matthew McConaughey permite a la vez un inteligente diálogo entre los distintos planos narrativos-, las diferencias sociales y culturales imperantes en ese fascinante estado que es Texas y cómo hay universos, cimentados por los espacios y las personas que los habitan, que nos resultan difíciles de comprender a quienes no los integramos.

A Bernie (la persona y el film) lo erigen (y defienden) sus conocidos y la mirada de Linklater -obligando a quien contempla la obra a preguntarse sobre la validez de las acciones expuestas-, pero también Jack Black, en una de sus mejores actuaciones, en la que expone cierto artificio del personaje, pero sin quitarle humanidad, siendo totalmente funcional a lo que se cuenta. El es el puente necesario para que el espectador transite con naturalidad entre la risa cómplice y la distanciada, entre la angustia y la tristeza.

Si el lector de esta crítica presta atención, podrá notar que se escribe sobre Bernie en presente, a pesar de que se narran sucesos pasados. Y esto sucede no sólo porque él sigue vivo (de hecho, su sentencia fue reducida, con lo que fue liberado este año y ahora reside en el hogar de Linklater) sino también porque impone su transparente y compleja presencia en nuestros corazones. Para conseguir eso, hace falta amor por lo que se está contando. Y Bernie (la película) lo tiene a montones.

Posdata: siento mucho tener que decir esto, y sé que los fanáticos de Antes del anochecer se van a enojar, pero en Bernie hay mucho más corazón que en esa película. 

Comentarios

comentarios

1 comment for “Bernie