Funcinema

“Se ve una Mar del Plata Lado B. Quizás más salvaje, más solitaria”

Por Mex Faliero

(@mexfaliero)

mardel tresEl año pasado durante el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata se estrenó una película que se llamaba, casualmente, Mar del Plata. Y trataba sobre dos jóvenes que venían a la ciudad en una etapa de crisis personal. Mar del Plata, nombre mítico pero de mito menor para el cine: históricamente comedias populares con personajes de la tele que vienen a hacer sus astracanadas en la playa. Sin embargo, de un tiempo a esta parte la ciudad ha visto reconvertir su imagen iconográfica en la pantalla grande: ya no más bañeros locos y culos en tanga, ahora jóvenes melancólicos en la otoñal playa adorada de los argentinos. Sobre esos lugares comunes o sobre cómo evitar esos lugares comunes transita finalmente Mar del Plata -la película-, aunque para el espectador indudablemente es un reto: porque, lo sabemos, la fuerza de esa Mar del Plata de comedietas berretas es todavía un norte demasiado potente.

Ionathan Klajman y Sebastián Dietsch, los directores, trabajaron el guión de este film tratando de alejarse de esos clichés históricos y de contar la película que querían. Les llevó un buen tiempo producirla y llevó otro tramo importante el estrenarla, ahora sí, comercialmente. A partir de este jueves 7 se verá en salas de Capital Federal y comienza su recorrido comercial. Mar del Plata -la película y la ciudad- ahí, en la pantalla grande. En diálogo con FANCINEMA, los realizadores hablaron sobre el proyecto y sobre lo que significa la ciudad desde lo simbólico para el cine argentino.

-¿Cuánto tiempo estuvieron trabajando en el guión y cuánto pasó entre que pudieron producirla y realizarla? ¿Fue difícil conseguir el presupuesto para la película?
Ionathan Klajman
: El guión se escribió en dos etapas. La primera me llevó un año de trabajo entre escritura y correcciones. Después de los primeros bocetos hice una supervisión con el dramaturgo Ricardo Monti. La segunda etapa fue con los actores. Con quienes ensayamos mucho, escena por escena. Cuando aparecían chistes o diálogos que nos causaban gracia, los íbamos incluyendo en el guión. Las primeras correcciones del guión las hice con mi hijo recién nacido, en brazos. Ahora que estrenamos… tiene seis años. Sí, todo eso tardamos.

Sebastián Dietsch: La película en un comienzo la íbamos a hacer totalmente independiente, con nuestro dinero… un delirio. De hecho, habíamos empezado a ensayar con los actores para filmarla, cuando nos tiramos a presentar el guión a un concurso del INCAA. Por suerte, ganamos y eso nos ayudó a poder hacerla profesionalmente. Cuando lo anunciaron, a fines de 2009, decidimos esperar hasta que empezaran a salir las cuotas del INCAA, que fue a principios de 2011. En ese lapso, aprovechamos para ensayar, planificar el rodaje y construir una represa hidroeléctrica que nos quedó muy linda.

-¿Cómo fue el rodaje en la ciudad?
I
: Duro. Pero divertido. Duro no por la ciudad, sino por el tiempo/presupuesto que teníamos. Estábamos muy ajustados, con muchos planos por hacer y sin tiempo para hacer retomas. Y filmar en la playa es muy difícil. Para empezar, hay mucha arena. Que está muy linda para la primera quincena de enero, pero en un rodaje se mete en todos lados. Los técnicos en especial se acordaron mucho de nuestras hermanas (que por suerte no tenemos) cada fin de jornada, cuando tenían que limpiar las cámaras y los lentes. El próximo guión va a ser todo rodado en el interior de una cabaña frente a una chimenea. Ah, y divertido porque nos encanta Mar del Plata, y qué mejor que estar ahí haciendo lo que más nos divierte: ¿filmar? No, ver la cara de los actores cuando se metían al mar, con el frío de abril.

-¿Mar del Plata es un Macguffin en la película o esta historia no podría haber ocurrido en otro lugar que no sea Mar del Plata?
I
: Mar del Plata estuvo presente siempre en la historia. Transcurre ahí. ¿Podría haber ocurrido en otro lugar? Sí, la podríamos haber adaptado. Pero desde el guión, el escenario fueron siempre sus playas. Formó parte del universo de la película desde que se escribió la primera escena.

S: Mar del Plata está ligada a algo muy nuestro, quizás en otro país el subtexto de esto no se vea, pero si uno dice Mar del Plata, lo relaciona directo con “vacaciones”, “felicidad”, “lindos momentos”. Y ya desde el afiche uno tiene claro que ese concepto va a ser inverso: dos tipos vestidos de playa muy serios que claramente no la están pasando bien. La historia podría haber ocurrido en cualquier lado vacacional, pero que sea en Mar del Plata le da un sentido extra.

mardel dos-¿Cuál es el carácter simbólico de Mar del Plata para el cine argentino?
I
: Mar del Plata está muy asociada a las comedias picarescas argentinas de la década del 70 y 80. La verdad, no quisimos transitar ese camino. Apelamos a escenarios que no son fácilmente reconocibles para inventar una Mar del Plata propia de los personajes.

S: Se ve una Mar del Plata Lado B. Que es muy linda, quizás más salvaje, más solitaria. Lejos de la Bristol, los lobos de piedra y el Casino.

-¿Cuánto influyó para la película que Sebastián haya nacido en la ciudad?
S
: la película la escribió Ionathan y yo no tuve nada que ver en el proceso de escritura. Leí el guión una vez terminado. Ayudó ser marplatense en que pudimos conseguir muchas cosas y gente de onda, fundamentales para nuestro escaso presupuesto. Por ejemplo, los autos de los protagonistas son de mi vieja y mi tío. Eso vino muy bien porque luego de que se los rompimos, zafamos de pagar los arreglos.

-La ciudad ha sido históricamente usada por el cine para comedias veraniegas o como dramas otoñales de adolescentes melancólicos. ¿Eran conscientes de esto, decidieron correrse de esos paradigmas o simplemente filmaron la película que querían?
I
: Sí, absolutamente. Queríamos corrernos de esos paradigmas. Nada de lobos marinos ni de ramblas. Pensamos en una aparición del señor que grita: “¡helados, helados, lloren, chicos lloren!”. Pero finalmente Sebastián no quiso.

S: Yo propuse poner un bañero loco y a un hippie rockero y me lo rebotó Ionathan. Hablando en serio, sabíamos que corríamos el riesgo del prejuicio que existe con las películas filmadas en la ciudad. Más que prejuicio, con la idea que existe de “comedia- filmada en Mar del Plata: chicas pulposas- humor grotesco”. Aunque secretamente esperamos que la gente se confunda de lo que en realidad es, y metamos un millón de espectadores.

-¿Tenían como referencia alguna película filmada en la ciudad? ¿Les interesa alguna de las que se filmaron acá?
S
: Sinceramente no vi muchas películas filmadas en Mar del Plata. Es una ciudad hermosa, creo que se tendría que filmar más allá. Es una ciudad que tiene de todo.

-¿No creen que el cine argentino es en extremo centralista y se precisan más historias filmadas en escenarios que no sean los de Buenos Aires?
I
: Sí, hay mucho cine que pasa en la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Pero creo que es una tendencia que está cambiando mucho de algunos años para acá.

S: En general se filma en Buenos Aires porque los las productoras, los equipos, los realizadores y técnicos viven en Buenos Aires. Económicamente, trasladar 30 ó 40 personas es caro. Por suerte, últimamente se está fomentando la filmación en distintas partes del país, por lo que aparecen técnicos, lugares de alquiler de equipos e incluso escuelas de cine en lugares que antes no había. Mar del Plata es un ejemplo de eso.

mardel uno-Se ha hablado de elementos del cine de Wes Anderson en la película. ¿Qué influencias observan ustedes? ¿Fueron inconscientes o buscadas?
I
: Me encanta el cine de Wes Anderson. Así que, cuando nos dicen que hay ciertos elementos que remiten a su forma de narrar en nuestra película, buenísimo, me pone contento, pero no fue algo que buscamos. Nuestras influencias directas vienen del humor.  Cuanto más desopilante y absurdo, mejor. Monty Phyton, Mel Brooks, Woody Allen, Los Simpsons, Alex de la Iglesia, Quino, Caloi, Ricky Gervais. Más que influencias son tipos de humor que nos gustan y nos divierten. ¡Ojalá pudieran influenciarnos de alguna manera! Sebastián se hizo un licuado con una hoja autografiada por Quino, pero no estoy seguro que haya funcionado.

S: No, no funcionó. Ahora estoy probando tomar un mojito con hojas de libros de Fontanarrosa, después les cuento.

-El conflicto del hombre que se niega a crecer es habitual de la Nueva Comedia Norteamericana, pero ahora aparece reflejado en varias producciones nacionales. ¿A qué creen que se debe?
I
: Somos en cierta medida una generación distinta. Digo, los treintañeros criados en democracia. Pero me parece igual que es un conflicto que estuvo siempre. El volverse adultos y asumir todas las responsabilidades que eso implica. Ojo, lo veo ahora a la distancia, analizando a los personajes. En el momento de escribir la historia, o después, no me daba cuenta que ese conflicto estaba latente.

Comentarios

comentarios

1 comment for ““Se ve una Mar del Plata Lado B. Quizás más salvaje, más solitaria”