Funcinema

VENECIA 2013: Errol Morris y un documental devastador

morris-RUMSFELD. Las contradicciones, la forma de manipular a los demás y a sí mismo y los juegos de palabras son los elementos que definen al ex secretario de Defensa de EE.UU. Donald Rumsfeld, más que las afirmaciones que realiza en The Unknown Known, un documental que compite en la Mostra de Venecia. «Al final se perdía en ese mundo de palabras», afirmó hoy el realizador del documental, Errol Morris, que dejó que fuera Rumsfeld el que se retratara a sí mismo con sus declaraciones en lugar de trazar un retrato crítico del que fuera responsable de Defensa de EE.UU. en dos periodos, entre 1975 y 1977, con el presidente Gerald Ford, y de 2000 a 2006, bajo el mandato de George W. Bush. Rumsfeld aparece en el film satisfecho del trabajo realizado y no para de defender y justificar las decisiones que tomó el Gobierno de Bush en materia de Defensa, desde el asesinato de Sadam Hussein -«nosotros no asesinamos a líderes de otros países. Fue un acto de guerra», afirma rotundo- a la ausencia de torturas con agua en la base de Guantánamo. Sonriendo y con un calculado aspecto de abuelo venerable, Rumsfeld se siente cargado de razón al afirmar que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha dado validez a muchas de las medidas aprobadas por Bush, como la ley antiterrorista de 2001, conocida como Patriot Act, al no derogarlas. Son 33 horas de grabación realizadas en Boston en cuatro momentos diferentes y once días, explicó hoy en rueda de prensa Morris, para quien el documental es un «retrato devastador» del que fuera uno de los principales asesores del presidente Bush.

leconte-LECONTE. El cine más experimental dejó hoy paso al mejor clasicismo en la Mostra de Venecia de la mano del francés Patrice Leconte, que regaló una preciosa historia de un amor imposible llena de emociones, A promise. Cine de época, espléndidamente rodado, para una historia que se desarrolla en Alemania a comienzos del Siglo XX, protagonizada por Rebecca Hall, Richard Madden y Alan Rickman y basada en una novela corta de Stefan Zweig, Viaje al pasado. «Cuando leí el libro me di cuenta de que me ofrecía la posibilidad de hacer lo que adoro en el cine, una película sobre el amor, los sentimientos, el silencio, lo que no se dice», explicó en rueda de prensa el realizador francés, que presentó la cinta fuera de concurso. Una historia bastante simple, la de un joven que se enamora de la mujer de su jefe, y que Leconte sabe contar con delicadeza y apasionamiento al mismo tiempo. El realizador da una vuelta a una historia tan oscura y dramática como suelen ser las de Zweig y que en su paso a la pantalla ha adquirido un tono más esperanzador. «Hubiera sido demasiado triste y al acabar la película los espectadores se hubieran tirado de un puente», explicó el realizador sobre el cambio.

pablos-DAVID PABLOS. Miradas, silencios y ausencias en el seno de la familia es lo que cuenta La vida después, ópera prima del mexicano David Pablos, única representante de su país en la 70 Mostra de Venecia, donde se presentó hoy dentro de la sección Horizontes dedicada a las nuevas voces en el cine. «A la hora de escribir, mientras menos diálogos mejor, cuantas más cosas puedas decir a través de imágenes mejor, así me siento más cómodo», explica el realizador. Un deseo de contar más a través de lo que no se dice que Pablos cree que se repite en las nuevas generaciones de cineastas mexicanos, que llegan sin parar a los festivales internacionales, como es su caso en Venecia. «Los silencios vuelven ciertas cosas más contundentes, las cosas que no se dicen son las más fuertes», afirma el realizador, acompañado por Rodrigo Azuela, protagonista del film junto a Américo Hollander. Los jóvenes actores interpretan a dos hermanos que crecen junto a una madre desequilibrada que en un momento crucial de sus vidas, cuando están dejando atrás la adolescencia, desaparece. Y ellos deciden ir a buscarla en un viaje que les descubrirá muchas cosas de sí mismos.

femen-ACTIVISMO. Las protagonistas del documental Ukraine is not a brothel y activistas del movimiento Femen, posaron hoy en topless ante los fotógrafos que cubren el Festival de Venecia, donde se presentó, fuera de concurso, este trabajo de Kitty Green. Tras participar en la rueda de presentación del documental, el equipo artístico de la película posó en toples -la forma de protesta habitual de Femen- junto a la realizadora, que permaneció vestida. Sobre sus pechos, mostraban lemas escritos como «Ucrania no es un burdel», «Guerra desnuda» o «Las mujeres están aún aquí». Inna Shevchenko y Sasha Shevchenko son dos de las activistas de este movimiento que aparecen en el documental que se adentra en Femen, un movimiento que se ha extendido por todo el mundo, y que les obligó a salir de Ucrania por las amenazas recibidas.

(Fuente: Yahoo)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.