Funcinema

UNASUR Cine 2013: las crónicas fantasma (II)

Por Daniel Cholakian

(@d_cholakian)

palhasoEl fantasma sobrevuela los bordes de la Cordillera de Los Andes. El viento andino trae fríos inesperados. Los cinéfilos apenas amparados por un sol limpio, buscan en el refugio de la sala oscura algo más que un espacio de deseo.

Algo que hace aún más interesante a este Festival UNASUR Cine, es la presencia de realizadores y productores de toda la región. Muchos de ellos acompañan sus películas, las presentan en la sala y dialogan con un público entusiasta. Esta presencia es trascendente para uno de los objetivos más importantes de un festival: el intercambio entre los diferentes actores de las cinematografías regionales. En el agradable y muy bien atendido espacio de encuentro del UNASUR y los hoteles donde se concentra la presencia de los invitados, se arman mesas donde es fácil el encuentro y el conocimiento se hace sencillo y fluido. Esto es esencial para poder construir una circulación de cine de la región más eficaz, así como para pensar proyectos de producción conjuntos. Uno de los más requeridos y dispuestos a conversar con todos y cada uno ha sido Jorge Sanjinés, el director boliviano fundador del grupo Ukamau, que vino a presentar su última película, Insurgentes, en la que establece una relación entre los distintos momentos de la lucha de los pueblos originarios.

Dos grandes sorpresas -y no tanto- tuvo esta jornada del Festival.

Ya conocida en el Festival de Mar del Plata 2012, 7 cajas es la película paraguaya más popular de toda la historia de la cinematografía de ese país. Un policial negro en el mejor de los sentidos, la película transcurre íntegramente en el conocido Mercado 4 de Asunción. Dentro del mismo los carretilleros luchan por conseguir clientes y con ellos una pequeña propina. Víctor, un joven ansioso por poder acceder a ciertos bienes de consumo y a la fama. Repentinamente recibe el ofrecimiento de transportar siete cajas sin perderlas, durante un largo tiempo por todo el espacio del mercado. Thriller de gran nervio, construido con un preciso mecanismo de creación de tensión y con un lúcido trabajo de puesta en escena, montaje y uso de lo real como espacio dramático. 7 cajas se presenta como un trabajo maduro de un par de directores, aunque sin embargo es la opera prima de Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori.

O palhaso, la película brasilera de Selton Mello es una pequeña joya cinematográfica. Una caravana circense que recorre el interior profundo brasilero, un interior que carece de tiempo y de presente. El centro de la historia de esa compañía es la relación entre el padre y el hijo, ambos payasos y jefes de la compañía. El hijo se descubre dudando de su propio lugar de payaso y su identidad como artista nómade. Mello dirige con una certera mirada la problemática entre la duda del hijo y el inevitable presente de los artistas rodantes. El director no sólo aprovecha la atracción propia del elenco circense y sus raras individualidades, sino que además construye un universo plástico de un vuelo creativo sorprendente. Podría referirse la imagen a Kusturica, Magritte y los impresionistas franceses decimonónicos, sin temor a equivocarse. Pero además el director arriesga a cambiar radicalmente el curso de la narración en un momento clave para reconstruir el universo perdido cuando el espectador no lo espera, con un gesto de una potencia narrativa notable. O palhaso es una gran película que entretiene, fascina y obliga a la lágrima del espectador menos sensible.

Entre las presentaciones del día se contó El relajo del loro, del realizador venezolano John Petrizzelli. Lamentablemente esta película, que tiene el objetivo de contar la construcción –problemática- de la burguesía venezolana, la organización de una burocracia estatal y la reconstrucción de una vida libre en el presente de la nación, no termina de ser una obra acabada. A través de la voz y las vivencias de un loro que cambia de hogar y de dueños, mira y reconstruye esa historia de la nación en la segunda mitad del Siglo XX. La película carece del vuelo creativo propio de este momento del cine mundial. Se instala en un tipo de narración anticuada: la voz en off, el estereotipo de los personajes, las relaciones de clase sin reacción posible ante la opresión y un texto sumamente rígido en su elaboración.

La jornada cerró con un agasajo a la prensa en una finca productora de vinos. Un enorme asado que terminó con el gran Peteco Carabajal cantando Volver a los 17. Mientras sobrevolaba la enorme parrillada ofrecida a los invitados, el fantasma pensaba “sorpresas te da la vida…”.

Comentarios

comentarios

4 comments for “UNASUR Cine 2013: las crónicas fantasma (II)