No estás en la home
Funcinema

El abanico secreto

poster secret fan

Título original: Snow Flower and the Secret Fan
Origen: China-EE.UU.
Dirección: Wayne Wang
Guión: Angela Workman, Ronald Bass, Michael Ray sobre la novela de Lisa See
Intérpretes: Russell Wong, Bingbing Li, Archie Kao, Gianna Jun, Coco Chiang, Hu Qing Yun, Shi Ping Cao, Ruijia Zhang, Vivian Wu, Zhebing Gong, Lilia Zhou, Congmeng Guo
Fotografía: Richard Wong
Montaje: Deirdre Slevin
Música: Rachel Portman
Duración: 104 minutos
Año: 2011
Compañía editoria: AVH


6 puntos


La amistad es mujer

Por Mex Faliero

secret fan unoEl abanico secreto

(editada en dvd en la Argentina por AVH) es una adaptación bastante libre de Snow flower and the secret fan, novela publicada en 2005 por la escritora Lisa See que indaga en los vínculos femeninos conocidos como laotong durante la China del Siglo XIX. Las laotong eran mujeres que firmaban una especie de pacto, por medio del cual se obligaban a mantener una relación de amistad por la eternidad: así se asistían y protegían, enfrentando ese vínculo al más patriarcal que se daba entre hombres y mujeres. La novela se ambientaba en 1903, cuando una de las dos protagonistas tenía 80 años y recordaba aquellos tiempos en que las mujeres eran sometidas a todo tipo de maltratos sociales. El film, por el contrario, toma aquel relato del Siglo XIX como una historia del pasado que se replica en el vínculo que establecen dos mujeres en la modernidad del Siglo XXI y también en la novela que una de ellas escribe. Pero es, además, una mirada sobre la amistad y su vedada homosexualidad.

El director de esta adaptación es Wayne Wang, realizador nacido en Hong-Kong pero que ha desarrollado mayormente una carrera en el cine norteamericano: su cuarto de hora de fama, antes de caer al vacío con algunas producciones hollywoodenses totalmente olvidables como Cambio de planes o Sueño de amor, fue con esa doble colaboración junto a Paul Auster en Cigarros y Humos del vecino. Lo curioso es que aquellas agradables películas, o relatos que formaban un relato mayor -todo tenía el aspecto de pequeños cuentos que se fusionaban-, es que parecen tener poco o nada que ver con las habituales obsesiones que han conformado el cine de Wang: el choque de culturas, tema caro a sus orígenes asiáticos y su presente americano. Tal vez por eso es que la adaptación de El abanico secreto incluyó una subtrama en la que una de las protagonistas chinas mantiene una relación con un australiano (Hugh Jackman) y otra decide si viaja o no a un encuentro empresarial en los Estados Unidos.

Con algunos pasajes de buen cine, lo curioso de este film es que lo más atractivo se ve en aquello que no pertenece al texto original: la historia ambientada en el Siglo XIX no excede cierto aire qualité, mientras que aquello que ocurre en el presente -agregado por los guionistas- es más arriesgado y presenta una relación a partir de datos sueltos, suposiciones y sugerencias mucho más dependientes de las imágenes y que obligan al espectador a decodificar de acuerdo a su sensibilidad. Cuando El abanico secreto se aleja del adocenamiento de la dirección de arte y de cierta solemnidad, logra transmitir algo de ese drama que viven sus protagonistas: ese lazo de amistad que se convierte en dependencia, y que va dejando entrever otras cuestiones relacionadas con lo sexual y social. También vale preguntarse por el paralelismo que busca el director entre ambas historias, ya que el rol de lo masculino en el presente está bastante difuso. Sin dudas que Wang es un buen director, pero a veces abusa de la mirada preciosista para ilustrar un relato al que menos atención en el encuadre bello y respeto a la adaptación le permitiría respirar con mayor fluidez.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.