Funcinema

“Me gustaría musicalizar una película de Lucrecia Martel”

Por Gabriel Piquet

Verdadero trotamundos, no sólo exterior sino también interior: ha vivido en varios países pero también en varias provincias. Alfonso Barbieri es un músico argentino que ha integrado múltiples bandas y que también lleva adelante un proyecto solista, que ha dado ya dos discos mientras se prepara el próximo. Entre todas estas actividades musicales que ha llevado adelante, trabajando de manera intensa tanto en un sonido innovador como en composiciones que no dejaran exento el humor, seguramente la banda Los cocineros sea la más popular y con la que llegó a grabar seis discos. De hecho, existe un lazo entre esa banda, la ciudad y el cine: Los cocineros estuvieron en el cierre del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata de 2007 con sus canciones pegadizas, hiteras, notables mezclas de cuarteto con rock y ritmos populares. Claro está, uno de los temas habituales es el amor: “por amor hice, hago y haré de todo”, dice Barbieri.

En la ocasión, Barbieri se ofreció a participar del Cinéfilo/musical. Y claro que lo hizo gustoso, como cultor de varios géneros, entre ellos el policial negro, el terror y la animación, de los cuales conoce mucho. Obvio que la música es su actividad principal, pero el cine lo encuentra como público, como artista (ha hecho temas para cortos y mediometrajes) y como coleccionista: asegura que colecciona bandas sonoras de películas. Incluso en algunas composiciones incorpora sonidos provenientes de la televisión y en ocasiones ha citado a grandes luminarias, como Graciela Borges.

Sin embargo, estamos ante un artista completo: además de músico, es escenógrafo, ilustrador, productor artístico, arreglador, compositor, también escultor y artista plástico, con una trayectoria importante y con obras vendidas en el exterior. Por eso mismo, cuando se le pregunta sobre cómo es un día en la vida de Alfonso Barbieri, con todas estas actividades a desarrollar, no duda un segundo en decir: “un quilombo”.

-En 1985 aprendiste piano. ¿Fue tu primer acercamiento a la música?
En mi casa siempre sonó música, todo tipo de música. Teníamos un piano, era de mi abuela Lidia. Siempre me divertía pasar por ahí y sacar alguna melodía. Un día terminé sacando una parte de El titán de Mahler. Ahí me dijeron: “¿y si estudiás piano?”. Y estudié piano clásico. Mucho después no me gustó más estudiar de esa forma y dejé todo. Me gustaba el bigote de Charly García, los maquillajes de Kiss, la tapa del disco de oro de los Beatles, los videos de Peter Gabriel, Abba. Era una mezcla. Hacía que era cantante arriba de un baúl y que tenía público, pero después me parecía que era todo el tiempo lo mismo. Me aburría y me ponía a jugar a otra cosa o a dibujar.

-Antes de Los cocineros tuviste otra banda ¿podrías contar un poco de qué iba ese proyecto?
Varias bandas. Peyote: donde primero canté y luego grabé como baterista el primer disco que se llama La caja. Los rústicos del viejo sueño: un laboratorio de amigos donde hacíamos cosas buenísimas. Nos seguía mucha gente, era rarísimo, éramos muy deformes, nos divertíamos mucho. También tenemos un disco hermoso que se llama El principio. Quiero muchísimo a ese grupo y a todos sus integrantes. Gran banda. Luego llegaron Los cocineros y seis discos. ¡Y mucho movimiento! Y todo eso. Y con Viajantes tenemos un disco; estoy seguro que vendrán más.

-Mientras estabas con Los cocineros sacaste tu primer disco solista, Banda de sonido de una película que nunca se filmó, muy distinto a lo que hacías con la banda. ¿A ese disco fue todo lo que no podías poner en Los cocineros o tenías esas canciones de antes?
Ese disco empecé a grabarlo en 1997, tenía una Tascam 464. Muchos de esos temas salieron de 1997 al 2000. Un par los hice en 2001, meses antes de Los cocineros. Algunos temas salieron en una tanda que compuse para el primer disco de Los rústicos, muchos de los instrumentales.

-En este disco había algunos sonidos extraídos de la televisión o de otro medio. ¿De dónde eran?
En el final de subasta callejera sale una grabación que hice de la enciclopedia Encarta. Es un texto de Unamuno y en el fondo suenan, sampleadas, las cuerdas de un tema de Blondie. Y en una de las casas recuerdo que prendí la tele y la tascam y en People & arts una mujer decía eso, me pareció muy gracioso para un tema. Básicamente están puestos porque me parecen graciosos y generan clima. Es la banda de sonido de una película, me encantaría que alguien haga la película alguna vez.

-¿Cómo fue la elección de la hermosa versión de Ne me quitte pas de Jacques Brel que hacés junto a Liliana Felipe? ¿Siempre estuvo en tu cabeza que la cantara ella?
Me encanta ese tema. Tenía en un casette 40 versiones en esa época y tenía ganas de hacer una versión mía. En ese momento (2000), escuché mucho a Liliana Felipe, me parecía que tenía que ser ella la que cante mi versión. Un día fue a Córdoba a tocar su fantástico disco Trucho. Me la presentaron y ahí fuimos armando el tema. Ella después lo invitó a cantar y grabar al actor Tito Vasconcelos y quedo genial.

-También dibujás y exponés, de las obras que tenés en tu blog hay una que me llamó la atención y me da la impresión que se diferencia un poco del resto: Depilación de interiores-cuadroesculturaconluzadentro (1998)…
Son cuadros grandes con relieve. Están hechos con papel maché y técnicas mixtas. Además están dentro de vitrinas con luz adentro. La expo era toda a oscuras, sólo se prendían los cuadros. Tenía ganas de hacer esculturas ese año, me quedan pocas de esa serie, la mayoría se vendieron o se rompieron. El elefante verde está en Frankfurt.

-Entre las muchas actividades que realizaste, compusiste música para cine ¿cómo fue esa experiencia?
Hice cortos y mediometrajes independientes. Me encanta. Quiero hacer mucha más música para cine, me encantaría hacer un largo. Y de teatro también hice mucho. Me encanta trabajar con Gonzalo Marull. Nos entendemos fantásticamente bien, admiro su trabajo.

-Tu nuevo disco Valses eróticos del río de la concha de tu madre está pronto a salir. Como oyente ¿qué canción le recomendarías a un amigo? ¿Qué canción le dedicarías a una chica?
Una canción para un amigo sería Medianoche, es más, sería para mi amigo Sebastián Torres. A una chica le dedicaría Amor por ti, un tema de Los ángeles negros que versioné junto a Adrian Dárgelos, de Babasonicos.

-Viviste en el Litoral y en tus primeros discos se escucha el acordeón. ¿Te influyó la región para que llegaras a este instrumento?
Definitivamente que vivir un tiempo en el Litoral de chico me influyó para que luego toque el acordeón. Escuchar esos festivales de chamamé, escuchar de lejos las radios con polcas o cumbias por ejemplo me generaron una curiosidad por el instrumento. Además siempre vi al acordeón parecido al carpincho, animal típico de la zona, un roedor gigante y bonito. Me encanta esa música y me encanta el litoral.

-El grupo Viajantes que formaste junto a Pablo Dacal, Manuel Onis y Juan Jacinto continuará ¿o fue sólo ese disco?
Nunca se sabe con Viajantes. Siempre estamos en muchas cosas. Seguramente vendrán proyectos juntos más adelante. De todas formas somos amigos y de alguna manera seguimos generando juntos algo. Eso está en el aire y en el corazón.

-Sos productor de varios discos de otros artistas, y en tu carrera tuviste afinidad con muchas voces femeninas: Mara Santucho, Sol Pereyra, Lorena Jiménez, Jimena López Chaplin. ¿Nunca se te cruzó la idea de producir un disco en el que canten sólo mujeres?
¡Claro! Me encanta producir a las chicas, me llevo muy bien. También produje a Ivana Berenstein y ahora se viene el primer disco de Florencia Bergallo. Claro que se me cruzó la idea de hacer un disco de sólo chicas, pero ya lo hizo Lucas Marti antes y muy bien. Admiro la música de Lucas. También está de invitado en mi disco nuevo en el tema El pintor verdadero.

-¿Qué cantante te gustaría que participe en un tema tuyo y todavía no lo ha hecho?
Leonardo Favio, Charly García, Teresa Parodi, Chavela Vargas, Lady Ga Ga, Fiona Apple, Alex Turner, Rita Lee, Vicentico, por ejemplo.

Evidentemente, Alfonso Barbieri tiene una fuerte construcción cinéfila. Y como lo demuestra con otros géneros, con el de animación tiene una pasión enciclopédica. Tras la pregunta ‘qué película animada de la última década te gusta’ suelta, sin pausa: “todo, todo, todo Miyazaki (es el mejor de todos y sus películas me parecen lo mejor del mundo). Después hay muchas otras que me encantaron: Ratatouille, Wall-E, Persépolis, Shrek, La era del hielo, Up!, Monsters inc., Buscando a Nemo, El cadáver de la novia, La tumba de las luciérnagas, Madagascar, Wallace and Gromit, Los Simpson, Monster house, Bob esponja, Coraline, El gigante de hierro, Megamente, Las trillizas de Belleville”. Y tras definirse como fan de Bob Esponja, comenta que “me gusta mucho el cine de animación. Veo dibujos desde siempre y me encantan. Las primeras épocas de los clásicos son fantásticas. Como Alicia en el país de las maravillas, Fantasía, El libro de la selva, los de Hanna-Barbera, los de Warner…. Me gusta mucho ese mundo, está relacionado con el surrealismo. En mi disco nuevo hay un tema de una película animada de Disney, Robin Hood, el tema es Jamás en Nottingham”.

-Leí que te gusta la novela negra. Tomando como parámetro la época dorada del género ¿cuál es tu film noir favorito y qué te acordás de esa película?
El halcón maltés de Huston es una que me encanta, ¡la cara de Peter Lorre! Gilda es otra, y hablando de escenas del cine en la música, me acuerdo de Serú girán poniendo una escena de esta película en el disco Peperina antes del tema Salir de la melancolía, la del cachetazo de Rita a Glen.

-¿Qué títulos de apertura de una película te gustaron más y qué los destacó para que te gustaran?
Saúl Bass es un genio total, el afiche de Vértigo es maravilloso. La apertura de Atrápame si puedes es genial, la de Corre, Lola, corre, todas las de James Bond, Perros de la calle de Tarantino, bueno, diría que la mayoría suyas tienen unas intros buenísimas. La vida de Brian, Submarino amarillo, Fiebre de sábado por la noche, Pecados capitales. Me acuerdo de estas ahora, me impactaron, pero hay muchas más.

-Uno de los temas de los cocineros se llama El miedo. Tomando esto de referencia ¿qué película te asustó más cuando eras chico y cuál fue la escena que te quedó grabada?
Me encanta el cine de terror. Tengo una lista interminable de películas, entre las primeras están Poltergeist (fantástica la música), El resplandor, Pesadilla, Halloween, It, Cementerio de animales, Tiburón (las tomas de noche del barquito y ellos contando anécdotas y riendo es sublime), Alien, Hellraiser, Re-animator, La cosa, Carrie. Recuerdo de chico que me asustó mucho Aullidos. Cuando se transforma por primera vez, es tremendo. También en este género me gustan varias épocas. El cine clásico de terror y sus monstruos me gustan mucho, sobre todo Drácula y El monstruo de la laguna. El exorcista que podría estar en esta lista siempre me hizo ruido, si bien es una película clásica y muy bien hecha, me parece una propaganda católica detestable.

-¿Cuál fue la última película europea que viste en cine y si te gusto?
Hace tiempo que no veo cine europeo en el cine, lo último que vi en un cine fue Megamente en 3D. Quería ver cómo era esto del 3D y la verdad que me divertí mucho. Veo más en dvd e Internet. Creo que lo último que vi fue Sedmikrasky, de Vera Chytilová.

-¿Cuál fue la última película asiática que viste y qué te acordás?
Niki la aprendiz de bruja de Miyazaki. Volví a verla después de un tiempo. Las escenas de ella volando en la escoba con su gato negro. O cuando comienza la película, se escuchan unas abejas que revolotean arriba de ella que está tirada en el pasto mirando al cielo viendo formas en las nubes.

-¿Hay alguna película de temática religiosa que puedas rescatar o que te haya gustado?
La última tentación de Cristo, de Scorsese. Bowie haciendo de Poncio Pilatos. Una maravilla. También La vida de Brian de los Monty Python.

-¿Cual fue la mejor escena erótica que viste en una película?
¡Uff, un montón! The hunger, Catherine Deneuve y Susan Sarandon en la cama después del vino que se le cae en la remera a Susan. El barón de Munchhausen, cuando Uma Thurman aparece como en el cuadro de Botticelli. Amarcord, cuando el chico va a comprar al almacén de la señora grandota. Atame, ella en la bañera con el muñeco buzo nadando. Betty blue, cuando la chica se prende un cigarrillo. Mónica Bellucci en Malena. El regreso del jedi, la princesa Leia sentada y con cadenas con ese traje debajo de Jabba de Hutt. Todas las escenas de películas de Tinto Brass. Toda Annie Hall. Bueno, esas son algunas que me acuerdo.

-¿Cuál es el mejor villano o malo que viste en una película?
Hay muchos, me acuerdo ahora de uno que me impactó: Denis Hopper en Terciopelo azul.

-¿Qué director de cine que no es tan nombrado por la crítica reivindicarías y qué películas te gustaron de él?
Lamentablemente los críticos hablan de todos, creo que no se les escapa nadie. Para mí no es referencia la opinión de ningún crítico. Escuché muchas veces hablar mal de Spilberg a muchos de estos salamines. Lo banco a Spielberg. Me gustan muchas de sus películas. Igual que a George Lucas o Robert Zemekis. Reivindico a Lucrecia Martel, me encanta y me gustaría hacer música para una película suya.

-Invitás a una chica al cine, vos elegís la película. ¿De qué género sería?
Cualquiera de Woody Allen.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.