Funcinema

VENECIA 2011: la inmigración y el sexo, en dos dramas interesantes

El Festival de cine de Venecia mostró su cara más seria en su quinto día de competición, con dos filmes duros e interesantes sobre el drama de la inmigración y la hipocresía que todos mostramos frente a ella en Terraferma y sobre la adicción al sexo en Shame.

Dos historias muy diferentes, igual de bien resueltas cada una pero que pisan terrenos muy conocidos en ambos casos, lo que elimina el factor sorpresa tan valorado en los festivales.

En el caso de Shame ratifica al británico Steve McQueen como el excelente director que se dio a conocer en 2008 con Hunger.

Repite como protagonista el alemán Michael Fassbender, que desde entonces ha tenido una carrera fulgurante y que en Shame da vida a Brandon, un adicto al sexo que sólo busca relaciones esporádicas con prostitutas, mujeres que conoce en bares o a través de internet.

Un filme que sin embargo el director considera que es político, al igual que su ópera prima.

Y frente a la frialdad de Shame, el drama y la pasión italiana en la primera de las tres películas a concurso del país anfitrión, Terraferma, de Emanuele Crialese.

Una historia muchas veces contada de la hipocresía con la que todos nos enfrentamos al problema de la inmigración ilegal, un problema que afecta especialmente a países como Italia y España.

En una pequeña isla de Sicilia, donde sus habitantes sobreviven a duras penas con la pesca y la visita de turistas, la llegada de los inmigrantes ilegales en pateras supone un dilema moral entre la necesidad de ocultarlos a la vista de los turistas y la de ayudarles, como manda la ley del mar.

Una película en la que el director comenzó a pensar cuando en 2009 leyó una información sobre una tragedia en una patera en Lampedusa, que pasó tres semanas a la deriva sin que ningún barco ayudara a las 79 personas que estaban a bordo y de las que 73 murieron.

SODERBERGH Y SU CONTAGIO

Steven Soderbergh contagió el sábado a Venecia con el lanzamiento de su última película sobre la inquietante pesadilla de la propagación de un virus mundial, protagonizada por Matt Damon y Jude Law.

Con Contagio, presentada fuera de concurso, el director despliega todos sus talentos para narrar la angustiante carrera contra el tiempo destinada a frenar una temida y desconocida epidemia global.

Con un reparto excepcional que incluye también a Marion Cotillard, Gwyneth Paltrow y Kate Winslet, quienes se van infectando al ritmo imparable del virus, Contagio aborda todos los elementos reales de la reciente epidemia causada por el virus A H1N1 que sacudió el año pasado al mundo.

«No se trata de una metáfora de la crisis económica. Es el virus el protagonista de mi filme», sostuvo el director durante la conferencia de prensa de presentación en la que estaba acompañado por su actor fetiche, Matt Damon.

«Todas las escenas en la que se habla del virus tenían que ser verídicas. Por ello cuidamos tanto el debate científico», explicó el cineasta, quien resalta en el filme el papel de un grupo de valientes científicos para atajar la pandemia.

Soderbergh, de 48 años, que en marzo pasado anunció su retiro del cine, suscitando reacciones en todo el mundo, precisó en Venecia que se trata sólo de una «temporada de descanso» que se tomará tras los dos filmes que prepara.

Comentarios

comentarios

Comments are closed.