Funcinema

“Nuestro entorno es Lima, una ciudad grande, caótica, acelerada»

Por Gabriel Piquet

El denominado rock latinoamericano siempre tuvo su foco de exposición en la Argentina y México, pero son varios los países que tienen una movida musical propia y una historia rica. Perú es, sin lugar a dudas, uno de esos países. En los 60’s con bandas como Los saicos abrirían una corriente que tendría una interesante herencia, con grupos de mediados de los 90’s hasta la actualidad que continuaron esos sonidos. Manganzoides sería uno de los que tomaría el revival de bandas como la mencionada Los saicos y Los shain´s, dándole una vuelta de tuerca a ese sonido instrumental relacionado con el surf. De Manganzoides, entonces, saldrían varios de los integrantes de Los protones.

Cuenta la historia que cuando Manganzoides dejó de existir allá por 2007, la mayoría de sus integrantes se reagruparon en Los protones, abocados por completo al sonido surf. Le dieron un giro interesante a su estilo, agregándole un percusionista. Con un disco en la calle y otro recientemente editado (Hijas del Diablo) esta banda ya puede estar considerada entre las mejores posicionadas de la escena del rock actual del Perú: Capitán codorniz, Come on, El desvío, Viuda negra son algunas de las canciones que pueden chequearse en Internet y comprobar el afilado ritmo de estos peruanos.

Según comenta Gonzaleo, guitarrista de Los protones, la banda acepta influencias no sólo de las mencionadas, sino además de Los belking’s, Los holy’s, Los york’s, Traffic sound, Laghonia, entre muchas otras que marcaron el sonido de aquel país durante las décadas pasadas, especialmente la de 1960, un tiempo y un momento que clava la aguja en el reloj emotivo de la banda. Y junto al tecladista Jimi, el músico se prestó al Cinéfilo/Musical de FANCINEMA para hablar un poco de la movida musical que hay en su país, particularmente en el presente. Y, claro, charlar un poco sobre cine y tratar de indagar cuánta influencia del cine de ciencia ficción de los años 50’s hay en el nombre de “los protones”.

-¿Cómo fueron los comienzos de la banda y aquellos primeros shows?
Gonzaleo: Empezamos como un grupo paralelo a nuestra otra banda, Manganzoides, tocando instrumentales en conciertos muy pequeños, más que nada frente a amigos. Luego Manganzoides desapareció y empezamos a tomarlo más en serio como banda, pero banda solamente instrumental.

-¿Fueron los mismos integrantes o hubo cambios en la formación?
G: El tecladista original, Francisco, estuvo desde el inicio en 2007 hasta el 2010. Y ahora en su reemplazo está Jimi. Los demás somos Gonzaleo (guitarra), Alí (bajo), Tito (batería) y Kalka (percusión).

-Tener un percusionista les da un sonido que los acerca a ritmos latinos como el bóogaloo. ¿Tienen influencias que remiten a este estilo musical?
G: No tanto directamente, quizás más por el lado de bandas peruanas de fines de los 60’s como Traffic sound o la segunda época de Los belking’s. Lo de tener un percusionista surgió desde el inicio para darle un matiz distinto al grupo. Y además para incorporar a alguien que no era ex Manganzoides, a pesar de ser cercano a los miembros de la banda.

-En sus videos juegan con la idea de personajes que remiten a la música surf, pero poniéndolos en un contexto más urbanos. ¿Esas ideas son planteadas por ustedes como banda o corre por cuenta de los directores de los clips?
G: Quizás haya sido coincidencia, pero tiene mucho sentido porque nuestro entorno es la ciudad de Lima, una ciudad grande, caótica, acelerada… Esa temática urbana quizás sea algo que evoca nuestra música a pesar de que también hay referentes de playa o de escapes. Reconocemos que hay algunas contradicciones, pero quizás eso lo hace más divertido.

-¿Algunos de los integrantes de la banda está relacionado con otra rama del arte que no sea la música?
G: En realidad, no. Más bien, los integrantes actuales todos hacen música pero tienen alguna faceta no musical en su trabajo diario.

Jimi: Bueno yo además de hacer música con los protonecios escribo, dibujo y practico el arte de poner chapas (sobrenombres).

-¿En la actualidad hay un grupo de bandas que estén gestando un movimiento musical en Perú?
G: Sí, hay una movida under en Lima que enfrenta muchas limitaciones, pero igual ha crecido. Hay bandas netamente alternativas o indies, pero también hay escenas de metal, de anarcopunk, de hardcore punk. En los estilos menos extremos, algunas de las bandas independientes relativamente nuevas que me parece destacan son Adictos al bidet, The muertos, Cocaína, Moldes; otras con gente no tan nueva pero relativamente recientes como Plug plug. En cuanto a rock instrumental hay muy poco, aparte de nosotros creo que sólo hay otras dos o tres bandas. Una es Los castigos, que tiene menos de un año y donde toca nuestro anterior tecladista, otra muy reciente que se llama Miguel’s band y tiene algo de psicodelia y todo eso, y hay otra llamada Los stomias que tocan con muy poca frecuencia. Hay otras instrumentales interesantes, pero con influencias muy distintas, mucho más contemporáneas, como Kinder y Las vacas de Wisconsin.

-Uno de los temas de su primer disco se llama Vampiros en Burzaco. ¿Es una historia que sucedió en la Argentina?
G: En realidad esa la escribimos entre varios un día en mi casa en Lima y creo que el título salió un poco después. De hecho tiene una atmósfera un poco tétrica y nos hacía recordar unas fotos que nos tomaron de noche caminando en Burzaco cuando recién llegamos. Fuimos a Burzaco dos veces, una como Manganzoides y otra como Los protones, porque nuestros anfitriones vivían ahí. En ese caso era por Rastrillo Records de nuestro amigo Pirulo.

-¿Qué pasó con El taladro? ¿Se encontró con la chica?
G: ¡No lo sabemos! Nadie lo sabe ni ha visto su cara…

Una de las dudas que teníamos al conocer la estética visual del primer disco de Los protones, sumado al nombre de la banda, era saber si había una referencia explícita a aquellas películas de ciencia ficción de los 50’s. Gonzaleo se mostró degustador de esos films, aunque dijo no ser “un gran conocedor”. Y tras aceptar que el nombre del grupo buscaba más remitir “a las bandas de los 60’s y un poco a ese cine de ciencia ficción serie B” indicó que han hecho recitales con proyecciones de películas. Y tiró nombres: “La noche de los muertos vivientes de Romero, otras como Drácula, La novia de Frankenstein y también El monstruo de la Laguna Negra. Alguna vez también proyectamos Blow up, me parece, que no es de esos géneros pero también da el ambiente muy 60’s”. Y Jimi agrega: “no olvides Plan 9 del espacio sideral de Ed Wood”.

-¿Qué películas de la época clásica los marcó o les quedaron grabadas en la memoria?
G: Las que te mencioné son algunas. Al inicio de una canción de nuestro primer disco, por ejemplo, están unas risas de chicas sacadas de Blow up.

J: Personalmente me gusta el cine, de esa época Kubrick con 2001 odisea en el espacio y La naranja mecánica; Dr Zhivago de Lean; Sergio Leone con las clásicas Por un puñado de dólares y El bueno, el malo y el feo, con una genial banda sonora de Hugo Montenegro. De fines de los 70´s Apocalipsis now, con una banda sonora de aquellas y ni qué decir de la fotografía. Además gusto también del cine poco convencional, es decir, de la experimentación desde Buñuel (Un perro andaluz o Una tierra sin pan) hasta el trabajo de hoy de Lars Von Trier con Anticristo.

-¿Qué película peruana les gusta más?
G: En mi caso no he visto ninguna de antes de los 80’s, que hay poco. De esa época me acuerdo por ejemplo de La ciudad y los perros de Lombardi, esa marcó una época. Hay una mucho más reciente, Días de Santiago de Josué Méndez, donde incluso usaron música de Manganzoides en la banda sonora.

J: De acuerdo con Gonzaleo, no hay mucho cine peruano, es una lástima. Y las que se me vienen a la cabeza son La ciudad y los perros y Días de Santiago. Existe además un cine muy poco conocido serie B, es casi costumbrista y suele realizarse en provincias con un presupuesto bajísimo como La leyenda del Kharisiri o Qarqacha, el demonio del incesto.

-¿Han visto cine latinoamericano?
G: Nuevamente, en mi caso, casi todas las latinoamericanas que he visto son argentinas y mexicanas. De Argentina me gustaron muchas incluso la que ganó el Oscar hace poco, El secreto de sus ojos, pero muchas otras también. Acá en Perú gustan bastante. Seguro me estoy olvidando de muchas, recuerdo Historias mínimas, Nueve reinas, y otras menos conocidas. De Uruguay recuerdo 25 watts y Whisky, muy buenas. Alguna vez he visto también algo de Colombia y de Chile, me gustó bastante Machuca por ejemplo.

J: A mí particularmente me gustó El lado oscuro del corazón de Subiela, Los olvidados de Luis Buñuel, que la considero película latinoamericana puesto que creo que el único español era Buñuel, y Amores perros de González Iñárritu.

-¿Ven cine asiático? ¿Qué fue lo último que vieron?
G: En mi caso, no sé prácticamente nada salvo las películas de kung fu que aún pasan a veces los fines de semana en las tardes en la TV peruana (risas).

J: Conozco poco del cine asiático, sólo he visto a Kurosawa en Los sueños de Akira Kurosawa y los infaltables inicios de Jackie Chan, como Drunken master.

-¿Qué banda de sonido les hubiera gustado componer?
G: Yo creo que cualquier película B de terror o de ciencia ficción de los 60’s hubiese sido muy divertido musicalizar. Incluso alguna más a go go o psicodélica.

-Si pudieran dirigir una película ¿cuál sería la historia?
G: Como banda, no lo sé, tendría que ser algo muy clavado en otra época y con humor un poco absurdo. Por un lado a mí me gusta mucho el humor de Monty Python, no sé si tener algo de eso tendría pegada en América Latina. A mí personalmente me encantaría hacer una especie de Trainspotting limeña, que muestre con humor el mundo de la vida nocturna y excesos y consecuencias. Es más, ando siempre juntando anécdotas de amigos y quizás algún día escriba algo…

-¿Van al cine? ¿Cuál fue la última película que vieron en una sala?
G: Se me da por épocas. Este año he ido poquísimo, creo que la última que vi fue la última que hizo Clint Eastwood, que no gustó mucho a la crítica, aunque a mí no me pareció nada mala.

J: Yo no voy hace tiempo. Desde que la Filmoteca de Lima y los centros culturales fueron dejando su espacio al lucro feroz, el cine comercial ha invadido las salas de acá. La última que fui a ver fue El cisne negro, muy buena.

-¿La última película que vieron en DVD?
G: Estoy en medio de ver It might get loud, esa sobre los tres guitarristas.

J: Las 5 obstrucciones, de Lars Von Trier

-¿Qué prefieren más, ir al cine o quedarse en sus casas viendo una película?
G: Cada una tiene su encanto. Un domingo en la tarde con resaca no hay como ver una película en casa, pero verlas en cine es incomparable.

J: De acuerdo, todo depende de la resaca.


Para escuchar Los protones, ingresá acá

Comentarios

comentarios

Comments are closed.