Funcinema

Malcine y yo

Por Javier Luzi

El viernes 15 de octubre, por temor a quedarme dormido y perder el ferry de Colonia Express que me llevaría a cruzar el charco, me levanté a las 6 de la mañana y acomodé los últimos materiales a transportar (el traslado de la notebook me hizo cometer el error de sacar un libro que guardaba un sobre con entradas que debía entregar a un amigo en Montevideo, pero bueno eso da para una nota especial, la bronca que me comí me arruinó parte del viaje pero me lo tengo merecido). Eran un poco más de las 9 para los charrúas cuando subí al bus que me llevaría a Tres Cruces, la terminal de la capital uruguaya, y de allí, tras un frugal almuerzo, nuevo bus a Punta del Este. Pasadas las 16 estaba cruzando las puertas del hotel Oasis en el que tenía hospedaje asignado, y a las 17 aproximadamente me pasaban a buscar para acercarme  (a mí y a los otros invitados) a la Casa de la Cultura en Maldonado. Uno de los dos sitios en donde se iba a desarrollar esta 8ª edición de Malcine, el ya instalado Festival Internacional de Cortos creado y dirigido por Roxana Ukmar, una amiga argentina instalada en el Este hace ya muchos años y que también supo tener a su cargo la dirección del Festival Internacional de Cine de Punta del Este años atrás. La otra sede, -en este camino de descentralizar y llevar el cine a los lugares que no tienen salas cinematográficas- fue Pueblo Garzón, un lugar encantador como a 30 kilómetros de José Ignacio.

La proyección (que se realizó siempre en simultáneo en ambas sedes) de ese día nos permitió acercarnos a una selección de cortos variados, en cuanto a posibilidades técnicas, géneros (documentales, ficción, experimentación, animación) y nacionalidades (Argentina, Uruguay, Brasil, España, Colombia, Alemania). Variación que volvió a repetirse el sábado en la Competencia. Una selección de alta calidad que complicó al Jurado al momento de elegir los ganadores. El Jurado principal estuvo compuesto por Allan Ribeiro, realizador brasileño y uno de los ganadores de la edición anterior; Martín Hueter, director y productor del programa Ficciones que se emite por Canal (á) y el local Pablo Praino, también ganador con su corto en el 2009. Además como en las ediciones anteriores se conformó un Jurado de Jóvenes (coordinado por la guionista argentina Graciela Garzelli): Lucía Nieto Salazar, Paula Sosa Izcua, Vivian Guerra, Agustina Benítez y Nahuel Trianon, quienes también tenían a su cargo la premiación de los cortos según su óptica. El acercamiento a los jóvenes se completó con la exhibición de los cortos desarrollados durante el Taller dictado en el Liceo 4 de Maldonado por el docente Rodrigo Guridi, presentados por éste y los alumnos participantes.

La noche del sábado fomentó la confraternidad y el intercambio entre los invitados (posibilidad que un Festival de estas características se puede permitir y de la que hace culto) con una cena en La Querencia, que se estiró para algunos hasta bien entrada la madrugada, con una previa en la casa de una de las jurado y la posterior visita a Moby Dick, un conocido reducto bailable del Este. Todo muy festivo pero controlado, de más está decirlo (pero siempre conviene explicitarlo para evitar las malas lenguas y los malos pensamientos).

El domingo luego del almuerzo grupal de unas sabrosas empanadas en Ricas y Famosas, parte del grupo partió en una combi de la Intendencia de Maldonado a Pueblo Garzón para asistir a la presentación de la sección curada por Allan Ribeiro sobre cortos brasileños. La programación de ese día incluyó una sección del FIDACH (Festival Internacional de Animación de Chile) y una sección curada y presentada por Pepi Gonçalvez (productora uruguaya) con material del EICTV (Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba).

A las 21:30 como estaba estipulado en el programa y luego de la decisión de los Jurados (coordinación llevada a cabo por este cronista) se hizo lectura de las actas con el anuncio de la premiación y la entrega de los diplomas correspondientes y los premios (unas pinturas realizadas y donadas por artistas locales) a los ganadores que se encontraban en el bello auditorio de la Casa de la Cultura. El Jurado de Jóvenes otorgó dos menciones: a Rechazo de Pablo Polledri (Argentina) y a Avós de Michael Wahrmann (Brasil), y el premio recayó en Un juego absurdo del argentino Gastón Rothschild. El Jurado Internacional otorgó tres menciones: al español Jesusito de mi vida de Jesús Pérez Miranda, al uruguayo El Dogmen entre los hombres de Leandro Cawen y Santiago Bado y al argentino Rechazo. El premio al mejor corto uruguayo fue para La pelota de fútbol de Laura González y el mejor corto en Competencia resultó el brasileño Avós.

Para quien esto escribe es un orgullo y un placer formar parte desde hace cuatro ediciones de Malcine por todo lo que representa como referencia cinematográfica, como sitio de reunión e intercambio con personas afectas al mundo del cine, por el ambiente humano que se crea y el geográfico que nos alberga por unos días. Si no han asistido y tienen la posibilidad, yo que ustedes no me lo perdería. Hasta el 21 de octubre de 2011 y muchas gracias, nuevamente, Roxana y Victoria.

Comentarios

comentarios

1 comment for “Malcine y yo