Funcinema

Las buenas hierbas tuvo recepción positiva en Roma

La poesía y la delicadeza en la forma de abordar la demoledora enfermedad de Alzheimer en el filme mexicano Las buenas hierbas de María Novaro sedujeron el domingo en el Festival Internacional de Cine de Roma, donde la cinta compite por el Marco Aurelio de Oro.

La única producción latinoamericana que compite junto con otros 15 largometrajes del resto del mundo en la quinta edición del certamen romano, que se inauguró el 28 octubre, fue aplaudida durante la proyección para la prensa.

Las interpretaciones fuertes y conmovedoras de Ursula Pruneda y Ofelia Medina, como Dalia y Lala, ilustran la entrañable relación madre-hija y sirven para penetrar en el profundo dolor que suscita la pérdida poco a poco de una figura amada, que además representaba la sabiduría, el rescate y respeto de la propia cultura a través de las hierbas, las flores y las plantas de México.

La directora mexicana, considerada entre las más exitosas, autora entre otras de Lola (1989) y Danzón (1991), compite con un filme muy femenino, íntimo, que usa como pretexto imágenes y dibujos de la extraordinaria herbolaria de su país para hablar de los dolores, tanto de los del alma como de los físicos.

«Quería recordar que somos una partecita de la naturaleza, la cual está por encima de nosotros», reconoció la directora durante una conferencia de prensa, quien cita en varias ocasiones el Códice De la Cruz-Badiano (Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis) elaborado en 1552 sobre la medicina prehispánica.

El filme, que arrasó en el Festival de Guadalajara con ocho premios, costó menos de un millón de dólares, es una producción completamente independiente, realizada en alta definición -por lo que cuenta con 40 horas de material- y rodada a lo largo de un año, buena parte de él en su propia residencia de Ciudad de México.

«Quería filmar las jacarandás florecidas en marzo, los cáctus en junio y la pasionaria en noviembre cuando da flor. El filme sigue los ciclos de la vida, con calma», cuenta Novaro, que concursa con su primer filme en 9 años.

Las emociones, las dudas y los miedos de los personajes frente a la crueldad de la naturaleza conducen al final a un tema universal y de gran actualidad: la eutanasia.

«Cómo morir con dignidad, ése es el asunto de la película. Uno tiene opciones para el bien morir», asegura Novaro, cuya madre murió de esa enfermedad y recordó que desde hace dos años entró en vigor en la capital mexicana la Ley de Voluntad Anticipada, que permite a las personas que padecen una enfermedad en fase terminal rechazar los cuidados paliativos.

«Quién sabe qué dirá el Vaticano», comentó la realizadora, quien desfilará por el tapete rojo romano, decorado con orquídeas, del brazo de la actriz Pruneda, para el estreno internacional del filme.

(Fuente: EFE)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.