Funcinema

Soulman (parte I)

Por Gabriel Piquet

El cine de Hollywood siempre ha tenido una afinidad bastante grande con los denominados biopics, esas películas que nos cuentan la vida de algún personaje importante o alguien que a través de su actividad tuvo un logro que marcó un cambio en el rubro en el que se desarrollaba. Puede ser un científico (Kinsey), un político (Nixon), o principalmente músicos (Ray, Jonny & June). Dentro de la línea seguida por estos últimos (los músicos) hay varios ejemplos de olvido, si se quiere, o simplemente de esperar a que el homenajeado tenga un revival más importante (esto sucedía habitualmente con fechas de aniversario; a 25 años de su muerte, por ejemplo) u otros factores (los derechos sobre la propiedad intelectual). El caso de Otis Redding, Roy Orbison y Bob Marley son algunos, ya que tendrían todos los elementos que el género en sí necesita: ascenso, caída y muerte con posterior canonización pública.

Entre los que todavía no han tenido una película propia y su vida hace que ya la merezca, se encuentra Marvin Gaye.

Marvin Pentz Gay Jr. nació en Washington un 2 de abril de 1939, su padre era un predicador ministro de la Casa de Dios (House of God), una congregación conservadora cristiana que marcaría a Marvin a lo largo de su vida. Uno de los primeros grandes cambios sería el de agregarle una “E” al final de su apellido (también lo haría otro importante cantante de soul del cual Marvin era fan, Sam Cooke) para marcar un distanciamiento con su padre. De niño cantó en el coro de la iglesia de su padre y aprendió a tocar la batería y el piano. A los 15 formó su primer grupo los DC Tones y, tras un breve paréntesis en las fuerzas armadas, de donde fue echado por indisciplina, ingresó primero en The Rainbows y después en The Marquees, banda que contaría con el apadrinamiento del guitarrista Bo Diddley. Estas dos agrupaciones estaban enroladas en la corriente musical denominada doo wop, la mayoría de esas bandas tuvieron su momento de gloria en los 50 y 60, y se caracterizaban por tener 4 ó 5 integrantes con diferentes registros (contratenor, falsete, tenor, barítono y bajo), aunque siempre una voz solista sobresalía y los demás integrantes realizaban coros y frases para acompañar. Hubo varios grupos que se destacaron dentro de este estilo, algunos han quedado en la memoria por algún tema como The Platers y The Coasters, y entre los que consiguieron ser recordados se encuentran The Moonglows, liderado por Harvey Fuqua y al cual se uniría Marvin Gaye. Tras la disolución del grupo, Fuqua se fue a Detroit y con él Marvin Gaye. Fuqua fundó un sello discográfico y se casó con Gwen Berry: el sello se llamaba Tri Phi Records y Marvin fue contratado por ellos. Marvin se casó con la hermana de Gwen, Anna Berry, en 1961. Posteriormente el hermano de ambas, Berry Gordy, compró el sello y fusionándolo con uno propio empezaría una etapa muy importante para Gaye: nacía la Motown (también conocida como Tamla-Motown).

Gaye empezó en la Motown como sesionista tocando la batería para bandas como Smokey Robinson & The Miracles y el piano en varias grabaciones. Su debut como solista fue The soulful moods of Marvin Gaye (1961) que no tuvo éxito. Los primeros sucesos en la Motown vendrían en 1963 con los sencillos That stubborn kinda’ fellow -que daba nombre al álbum-, Pride and joy y Hitch hike, que tendría un cover realizado en 1965 por The Rolling Stones para su disco Out of our heads. Se podría ver como algo curioso que en el disco The Velvet Underground & Nico (1967) el tema There she goes again tuviera unos primeros acordes muy parecidos al tema de Marvin. También de este disco de Gaye sería Wherever I lay my hat (that my home), tema que fue éxito en 1983 por una versión de Paul Young. En 1964 saca el álbum How sweet it is (to be loved by you). Ahí empiezan sus primeros duetos con la estrella femenina de la Motown, Mary Wells, y otro grupo del sello, Martha & The Vandellas, canta un tema de su autoría –Dancing in the street- que tendría una versión muy exitosa realizada por David Bowie y Mick Jagger en 1985. En 1965 dos sencillos cantados por Marvin serían número uno en las listas: I´ll be doggone y Aint´t that peculiar. En 1965 Berry Gordy contrató para su sello Motown a la cantante Tammy Terrell, que luego de una serie de sencillos comenzó a grabar duetos con Marvin Gaye. Es aquí donde aparece otro de los momentos importantes en la vida del cantante.

A principios de 1967, Berny Gordy le propuso a Marvin Gaye comenzar hacer duetos con Tammy Terrell. La química fue instantánea. Marvin vio en Tammy la mujer perfecta para lograr esas canciones; ella era suave, dulce y caliente, tenía el ritmo necesario para convertirse en su pareja musical. El dúo llegó a tener varios éxitos: en 1967 lanzaron el hit Ain´t no mountain high enough y Your precious love. El 14 de octubre de 1967 sucedería otro de los hechos que marcaría al cantante durante varios años: cantando junto con Tammy en Hampden-Sydney Collage de Virginia, la cantante se descompensó, la llevaron a un hospital y le diagnosticaron un tumor cerebral maligno. Siempre se cuenta que en el escenario, Tammy se desmayó y cayó en los brazos de Marvin, aunque esto en una biopic tendría una connotación muy fuerte para el relato. Según Elliot Irving, que era el director de noticias de la radio local, Tammy dobló sus rodillas y bajó del escenario al suelo. Gaye la agarró, pero el concierto siguió y el público nunca se enteró de que era un problema grave y que además sería su último concierto. La Motown al principio relativizó el hecho para no menguar el éxito del dúo. Marvin salió de gira con otras cantantes y con Tammy grabó sólo en estudio. Según la revista Billboard se la vio entrar muchas veces al estudio en silla de ruedas para poder terminar de grabar su segundo álbum de duetos. Grabaron las pistas por separado y Marvin llenaba los huecos, de esa forma se daba la sensación de que cantaban a dúo. De este disco sacarían dos número uno: Ain´t nothing like the real thing y You´re all I need to get by.

En paralelo con estos acontecimientos, Gaye siguió con su carrera en solitario y en 1968 metería otro numero uno, I heard it through the grapevine, que vendería 4 millones de copias y lo transformaría en el artista con el mayor éxito de la Motown en la década del 60. Con Tammy empeorando día a día y él alejándose de la compañía (principalmente con diferencias artísticas con Berry Gordy) hizo su primera aparición en el cine en un papel secundario en el telefilme de 1969 The ballad of Andy Crocker, protagonizada por el futuro Hombre Nuclear (The six million dollars man) Lee Mayors. El film cuenta la historia de un soldado que vuelve de la guerra luego de ser dado de baja. En lo único que piensa al llegar a su ciudad, Dallas, es en casarse con su amor, pero descubre que esta se ha casado con otro y su negocio que está relacionado con las motos está en la ruina y sus amigos ya no están en la ciudad. Marvin Gaye hacía el papel de un amigo del ejército que Lee Mayors veía cuando se iba de su ciudad y llegaba a San Francisco. La película fue la primera en tratar el tema de la vuelta de los combatientes de la guerra y su difícil adaptación a la sociedad. Lo que se valora es que, aunque un telefilme, tocaba un tema que estaba todavía en boga ya que la guerra de Vietnam estaba en desarrollo.

Luego de esta breve incursión en el cine, Marvin recibiría la noticia más dura de su vida (aunque sabía lo que vendría por el deterioro físico de Tammy, que él había estado viendo): el 16 de marzo de 1970 moría Tammy Terrell y Marvin Gaye no seria el mismo. La tragedia lo fue aislando y no apareció en público por unos años, inclusive no grabó por un tiempo. Si bien siempre se rumoreó que habían tenido un romance, ellos siempre lo desmintieron y dijeron ser sólo buenos amigos.

Sigue en: Soulman (parte II)

Comentarios

comentarios

Comments are closed.